Normas y usos para participar en foros. La netetiqueta.

En mi post “Como mejorar nuestra identidad virtual”  quedó pendiente el profundizar en la participación de foros. La verdad es que la educación y protocolo en la web es una asignatura pendiente para muchos usuarios: a veces por desinterés y otras por falta de conocimiento o experiencia. En el primer caso, poco puedo hacer… pero en el segundo, espero poder ayudaros con el post de hoy.

Internet y la netetiqueta

En Internet existe lo que llamamos netetiqueta que no es sino el protocolo social aplicado a la red. Dicho protocolo se compone de una serie de normas o reglas que, por hábito o acuerdo, se deben aplicar a las relaciones virtuales. La verdad es que, más que reglas, debería decir que son consejos para lograr una comunicación efectiva en la red. Vamos a comentar alguna de las normas más importantes pero si os interesa el tema, podéis leer más sobre ello pinchando aquí.

Personalmente, como me pasa con el protocolo social y la urbanidad, creo que querer establecer normas inflexibles es ilógico. Por un lado, en la mayoría de los casos, no hay mejor protocolo social que el sentido común; por otro, no tiene sentido convertir las normas que aplican a las relaciones sociales (ya sean en la vida real o la virtual) en una cuestión inalterable al paso del tiempo cuando el objeto sobre el que tratan (las personas) sí evolucionan.

Con esto no estoy diciendo que el protocolo esté mal ni no tenga sentido – Dios me libre de morder la mano que me da de comer- pero sí defiendo que lo realmente importante no es aplicar “a pies juntillas” el protocolo y los usos sociales, sino conocerlos para tener capacidad de valorarlos, cuestionarlos y, si procede, mejorarlo. Al fin y al cabo, somos personas con capacidad de raciocinio, no un rebaño de ovejas.

El protocolo en su faz más estricta tiene sentido solo en ambientes institucionales, no en situaciones privadas – donde lo que prima es el objetivo a lograr y el deseo de los anfitriones. Por ello, si lo extrapolamos a Internet donde cualquier blog o foro tiene carácter privado (siempre que no lo administre una institución pública) no es lógico querer establecer normas inflexibles.

Los foros se pueden entender como una reunión de participantes en el “ciberespacio” por lo que muchas de las normas que aplican a la vida real se pueden llevar a la virtual. En términos generales podemos decir que son básicas las siguientes normas:

  • El usuario se debe comportarse siempre de buena fe.
  • El usuario debe participar según la naturaleza del foro o del sitio.
  • Está prohibido el uso de  descalificaciones, insultos o argumentos ofensivos.
  • El usuario no debe fomentar provocaciones ni insultos a terceros.
  • Los usuarios no deben hacer apología de actos delictivos o contrarios a la ética y política del sitio.
  • Los usuarios no deben hacer uso de imágenes o expresiones de mal gusto o con falta de ética y moral.

En la mayoría de los foros estas normas son comunes y sirven de base para crear una normativa específica del sitio. Generalmente, no cumplir con esta normas, o las que apliquen, suele ocasiones la eliminación de comentarios o, si hay reiteración, la censura de algún participante. Respecto a la eliminación de comentarios, quiero aclarar que muchas veces se trata del propio administrador del sitio (o representante) quien lo hace de forma intencionada pero, otras veces, se tratan de motores virtuales que borran intervenciones que incluyen palabras que se han etiquetado como prohibidas.

Se entiende por censura cuando una actuación provoca el cese de una actividad: ya sea cierre de un foro, borrar una web o dar por inválido a un usuario. Si lo que se “borra” no es al usuario (prohibiendo su entrada al foro) si no un comentario, no se trata de censura: es una acción del moderador o arbitro del foro para hacer valer las normas del sitio. No debemos olvidar que casi cualquier foro, no digamos un blog, es un espacio privado (incluso, personal en algunos casos) y existe el llamado “derecho de admisión”. Si yo organizo una cena en casa y uno de mis invitados infringe mis normas o insulta a mis otros invitados, tengo derecho de echarle de mi casa. Si en vez de hablar de mi casa, hablo de mi blog o foro que administro, más de lo mismo.

Yo soy la primera que recomiendo a los bloggers no borrar comentarios salvo que incumplan las normas básicas de netetiqueta o del propio blog. Ante una crítica, lo que hay que hacer es afrontarla de forma asertiva y serena, no dejándose llevar por los nervios, y zanjar lo antes posible la polémica.

Normas sociales

Como comentaba al principio, el protocolo social en Internet es reflejo del de la vida real por lo que muchas de las normas de nuestro “día a día” se pueden aplicar a nuestra actividad en la red, siempre adaptándonos al medio 2.0.

Para empezar, me gustaría hacer énfasis en el hecho de que aunque Internet transforme a los usuarios en identidades impersonales (ahí están os nicks y avatares tras los que nos escondemos), la verdad es que detrás de cada apodo hay una persona. Es importante recordárnoslo porque muchas veces, sobre todo cuando se hacen críticas, tendemos a deshumanizar a los participantes y olvidar las normas de convivencia y relaciones sociales básicas.

… algunos consejos:

Cuando se participa en foros, es fundamente promover debates y conversaciones en un ambiente sano y educativo. No olvidemos que uno de los principales objetivos de un foro es poner el conocimiento y experiencia particular en beneficio del bien común.

Y, puesto que un foro es un lugar de bien común, hemos de intentar no usarlo para beneficio exclusivo nuestro, promocionando nuestra web, nuestros productos, nuestra empresa, nuestro, nuestro, nuestro… una cosa es que  de forma discreta nos demos promoción, otra cosa es bombardear al foro – lo mismo, incluso nos pueden echar por “pesados”.

Si nuestra participación en un foro tiene un fin promocional hay que medir cómo y cuántas veces nos referimos a nuestra web o sitio de contacto. No olvidemos que la mejor forma de mejorar nuestra reputación on line no es “bombardeando” con información sobre nosotros, sino haciendo gala de lo que sabemos hacer: ofreciendo soluciones a problemas que propongan otros usuarios, colaborando “desinteresadamente” en temas comunes, etc. Dejad que vuestro conocimiento hable de vosotros.

Del mismo modo, no debemos monopolizar una conversación, contestando una y mil veces incluso a nosotros mismos. Un foro es un sitio para que la gente mantenga una conversación ¡en ningún caso es un monólogo! Quien tenga afán de monologuista siempre puede escribir un blog.

Hay que respetar al máximo la privacidad del resto de usuarios. Con ello no me refiero a que no nos metamos con “la familia” del susodicho, que por supuesto, sino que si conocemos la identidad real de algún participante, nunca se comparte con el resto. Cada uno de nosotros somos la única persona con capacidad legal para aportar información personal. Y no es solo educación, es un tema de legalidad. La ley de protección de datos, que también afecta al entorno 2.0., protege el derecho a la privacidad de cada persona y como datos privados se entienden, en primer grado, nombre y apellidos, teléfono, dirección, sexo, religión y orientación sexual.

Hay que tener mucho cuidado a la hora de escribir nuestro mensaje para no crear malinterpretaciones. La falta de información complementaria como gestos, entonación, pausas, tono, etc hace que nuestro texto se interprete en base al estado de ánimo y suceptibilidad del receptor. Precisamente por ello, es importante tener cuidado con las bromas, sarcasmos e ironías.

Cuando existe un enfrentamiento con otro usuario, se deben rebatir o criticar los actos, nunca a las persona. Igual que a un niño no se le debe decir “eres malo” sino “has hecho esto mal”, es mejor reivindicar que “tal comentario es racista”, antes de llamar “racista” al usuario.

Comunicación escrita y cortesía en internet

Una de las cosas que se han perdido con las comunicaciones por carta son las “buenas maneras”. Ya en los mails tendemos a olvidar toda formula de cortesía lo que, a mi parecer, queda fatal. Por no hablar del móvil, donde por hacer, ni somos capaces de escribir las palabras enteras ¡Más de uno se las ve y se las desea para descifrar algunos mensajes!

No seré yo quien emprenda una cruzada en “pro” de la lengua de cervantes pero sí creo que es importante que los usuarios de los foros (lo cual perfectamente puede llevarse a la escritura de mails) tengan en cuenta algunos consejos:

  • Saludo, despedida y agradecimiento. Hola. Adiós. Gracias. Yo animo a los usuarios “remolones” a retomar el uso de dichas fórmulas de cortesía. Prometo que no hacen daño, que nadie se ríe de uno ni tampoco le expulsan de ningún foro por ser educado.
  • Hay que participar de forma breve y concreta. Muchas veces hay comentarios más largos que el propio artículo al que hacen referencia o participaciones en foros que tardas en leer cinco minutos. No olvidemos que Internet en el medio de la inmediatez y que cualquier acción que emprendamos debe ser lo más ágil posible.
  • Por la contra, ser breve no significa que hablemos en plan telégrafo o “indio apache” chapurreando castellano. La brevedad no implica no desarrollar frases completas con su sujeto, verbo y predicado.
  • Hay que evitar el uso de abreviaciones, como si escribiésemos un mensaje de móvil, salvo que estemos 100% seguros que todo el mundo nos va a comprender.
  • Del mismo modo, hay que cuidar el vocabulario y la “jerga” que se usa a fin de ser comprendido y no pecar de sobervio.
  • No se abusa de las mayúsculas que serían el equivalente en la comunicación verbal a gritar.
  • De hecho, no se abusa en general, de ninguna decoración, ya sea mayúsculas, negritas, colores, emoticonos, etc… salvo que sean imprescindibles. Hemos de ser consciente que en el medio escrito la claridad es fundamental para facilitar la lectura y que un texto lleno de “florituras” cansa muchísimo la vista.
  • Igual de importante, o más, que el uso correcto de la gramática, está el uso de la ortografía. No olvidemos que acentuar correctamente y colocar bien los puntos y comas son fundamentales para que nuestro mensaje se comprenda.

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

Anuncios

¿Habéis hecho ya la maleta? ¡Esto os ayudará!

Dentro de nada me marcho de vacaciones… bueno, no quiero adelantarme que aún me quedan cinco intensos días, pero mi estado mental ya empieza a volar hacia los pinares de Soria dónde descansaré y me oxigenaré!!! Este año las vacaciones llegan tarde pero no me importa ¡todo lo bueno se hace esperar!

No os preocupéis que aún de vacaciones no faltaré a mi cita semanal con vosotros. Los deberes están hechos que para eso soy una “chica aplicada” y para mí, mis queridos dummies ¡No sois trabajo sino placer!

La única parte de las vacaciones que me da una pereza mortal es hacer la maleta… pero este año va a ser muy fácil gracias mis amigos de Mr. wonderful que en su blog “Muy Molón” han colgado este descargable tan “guay”!!!

Descargable_lista_de_equipaje - ACFrOgBnD-02Ecg9s8Ju3RtVeLDnR-eJ

Podéis descargaroslo pinchando en la imagen o aquí.

… a los que se fueron, a los que aún estan y a los que nos iremos (jejeje) ¡Feliz verano y vacaciones!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter

@emorillaslazaro

Camino al éxito: actitud, hitos y meta.

Tengo que empezar este post confesando que es la segunda vez que lo voy a escribir. La primera, después haber terminado el texto, desapareció como por “arte de magia” y tuve que improvisar mi post “Como poner al mal tiempo buena cara y aprender algo por el camino”. Si no lo leisteis entonces, os invito a hacerlo ahora pinchando aquí.

El tema del que voy a hablar hoy es uno de los muchos que se me van quedando pendientes en el blog. La verdad es que me he propuesto de cara al “nuevo año” (para mí los años no empiezan en enero sino en septiembre), hacer un listado con todos esos asuntos que algún momento os prometí que trataría y que, de momento, no he hecho. Y como mi intención es firme y en seria, empezaré por la importancia de marcarse hitos para lograr nuestros propósitos.

La importancia del papel

Todos los sueños que queremos que se hagan realidad tiene que estar en papel. Por ello, cuando queremos alcanzar un objetivo, lo primero que tenemos que hacer es comprarnos un cuaderno donde escribir qué queremos lograr de forma concreta, cuándo queremos que se haga realidad y qué estamos dispuestos a hacer (y sacrificar por ello).

No vale “quiero ser rico”, sino “quiero ganar 600.000 euros”. No vale “quiero abrir una cafetería”, sino “quiero abrir una cafetería con tal nombre, en tal barrio, con tales características…”: si queremos cumplir nuestro objetivo de forma concreta, tenemos que ser igual de concretos a la hora de definir nuestro objetivo.

¿Por qué es importante marcarse hitos?

Está claro que muchos sueños son,  en primera instancia, “montañas infranqueables” pero como dice la canción de Marvin Gaye y Tammi Terrell  “Ain’t no mountain hight enoguh” no podemos permitir que nada nos aparte de nuestro destino. La clave está en transformar nuestra particular escalada al Everest es tramos más asumibles y para ello hemos de crear hitos (o pequeñas metas) que podamos ir alcanzando.

Los hitos por sí solos seguramente no representen grandes avances pero hemos de aprender a verlos de forma global: son los peldaños de nos llevan al final de la escalera. Además, cada hito conquistado van aumentando nuestra autoestima que es realmente lo que nos empuja “hacia delante”.

Miedo al fracaso, nuestro primer obstáculo.

El fatídico miedo al fracaso. ¿Y si no lo logro? ¿y si no soy capaz?…

Para empezar quiero animar a todo el mundo a que luche por sus sueños, grandes o pequeños, porque son los que dan sentido a la vida. Pueden ser objetivos personales o profesionales ¡lo importante es que nos hagan sentir realizados!  Así que, si tan importante son ¿Por qué no intentar luchar por ellos? Pero, obviamente, hemos de luchar desde el convencimiento de que lograrlo es posible: si uno no cree en sí mismo ¿Quién lo hará?

Si crees que eres capaz de lograr algo con todo tu corazón,  eres capaz; si estas convencido de que no eres capaz de lograr algo, no eres capaz”

Está claro que la “gasolina” que nos moverá  hacía nuestro sueño está dentro de nosotros mismos – ni se puede comprar ni pedir prestada.

A mí, cuando me fallan las fuerzas (porque todos tenemos días que nos gustaría “tirar la toalla”) tiro de mi “Agenda de la Inspiración” – soy así de cursi, que se le va a hacer! -. En ella voy apuntando todas aquellas anécdotas, citas o ejemplo que me sirven de “combustible” – desde el “Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño” de Paulo Cohelo hasta el “Solo hay dos formas de fallar en el camino hacia nuestro destino, no empezar a andar o abandonar a mitad de la ruta” de Buddha –  y todas aquellas cosas que me hacen feliz (fotos de mis hijas, un recuerdo de un viaje bonito con mi marido, la imagen de mi helado favorito…). Puede parecer una tonteria pero leyéndola me pongo de mejor humor… y precisamente es la falta de buen humor y optimismo lo que muchas veces nos lleva al desfallecimiento. Cada uno debéis encontrar qué cosas os “cargan las pilas” y ¡escribirlo en papel! para revisarlo de vez en cuando.

7 claves para lograr nuestro objetivos

Lograr un sueño siempre implica un gran esfuerzo. Al fin y al cabo, para conseguir cosas diferentes, hay que actuar de modo distinto… y eso supone, como poco, un cambio en nuestra actitud y forma de funcionamiento. No infravaloremos el trabajo que habrá que realizar porque esa es precisamente una de las piedras más grandes que podemos encontrar en el camino: no analizar de forma correctamente nuestro objetivo y darnos de “bruces” con la realidad sin estar preparados para ella.

Toda experiencia y conocimiento previo será de  gran ayuda (incluso, a veces, condición indispensable – porque dífcilmente podremos abrir nuestro propio centro veterinario sin haber pasado por la correspondiente facultad-). Por ello, a continuación os detallo siete cuestiones que son importantes de ser valoradas:

  1. No dejemos que nuestros prejuicios condicionen nuestro objetivo. No podemos empezar nuestra lucha poniendo “peros” a nuestro sueño, prejuzgando si es posible o no llegar hasta nuestro objetivo. Qué duda cabe que nuestro mayor obstáculo casi siempre somos nosotros mismos, nuestro prejuicios y nuestros miedo ¡Daros la oportunidad de tener éxito!

Nadie es demasiado pequeño como para no poder alcanzar su sueño – hasta el roble más grande del bosque empezó siendo una semilla. Pincha en esta imagen y descubre un  Gran Ejemplo de superación y de que si “se quiere”, “se puede”.

TIM'S PLACE

  1. Cada hito, incluyendo el hito final (o meta), tiene que ser especifico y exacto. ¿ Por qué cuando sales de Madrid para llegar a Sevilla, llegas a Sevilla y no a cualquier otro pueblo cercano? Porque origen, destino y ruta son exactos. Puede que a lo largo de la marcha tengamos que variar la ruta por obstáculos varios, pero si tenemos claro cuál es nuestro destino exacto no será difícil redirigirnos: para alcanzar una meta, esta debe ser concreta.

 Cuando surge un obstaculo en el camino, cambiamos nuestra ruta pero nunca la decisión de alcanzar nuestro destino” – Zig Ziglar

 Me gusta poner como ejemplo a la hora de marcar hitos a Dora, la exploradora…. Sí, esa niña un poco “insufrible” que tanto gusta a los más pequeños. Ella en cada capítulo tira de un mapa (lo que sería nuestra agenda de viaje o planificación) que le indica los tres hitos que tiene que superar progresivamente para llegar a su meta. Ya hable de ella en mi post “Dora La Exploradora, inspiración para los emprendedores” –  puedes volver a leerlo aquí.

  1. Para llegar a nuestra meta tenemos que desarrollar un plan de acciones ¡y el minuto uno de dicho plan es en AHORA! Aquí, como en las dietas, es mejor no dejarlo para el próximo lunes o el próximo mes: nuestro plan de acción tiene que empezar HOY.
  1. Para cada hito  hemos de marcar un plazo máximo de cumplimiento. Tim Ferriss, en su libro “The 4-hour work week”, hablaba de la necesidad de concretar hitos a corto y medio plazo pues el problema de marcarnos hitos a plazos muy largos (por ejemplo, a 5 o 10 años vista) es que no podremos medir nuestro progreso. Cuanto más grandes sean los hitos y más separados estén en tiempo, más difícil será chequear nuestro avance y, por lo tanto, cumplir con nuestro plan.
  1. Hemos de crear una agenda de trabajo diaria y no dejar que haya ni un solo día (salvo los reservados para nuestro descanso) que este en blanco: sirve hacer una sola llamada o leer un solo artículo, pero está terminantemene prohibido no “mover ni un dedo”. Un día “en blanco”, propicia un segundo día “en blanco” y dos días “en blanco”, propician una semana sin hacer nada… y esa “dejadez” es ¡el principio del fin!  Pensemos en nuestro camino hacía el éxito como una maratón: tomemos un ritmo que podamos asumir, superémonos a cada paso y no abandonemos jamás… porque reanudar la carrera es casi imposible cuando mentalmente ya hemos abandonado.
  1. Revisemos diariamente el estado de nuestro plan. Es una buena forma de cerrar cada día. Nos sirve como punto y aparte (hasta el día siguiente) y nos permite chequear si estamos cumpliendo con nuestros propósitos (hitos), si no lo estamos haciendo analizar el por qué, plantear nuevos hitos o rutas alternativas, analizarlas dificultades del día para anticiparnos a ellas en fechas futuras, etc… Es un pequeño ejercicio que si se lleva al día solo nos ocupará unos minutos. Seamos el primer critico de nuestro trabajo… pero, ojo, solo con intención de mejorar ¡no de boicotearnos!
  1. Debemos marcarnos tiempos para trabajar y para descansar. Cuando uno pone en marcha un sueño, parece que le faltan días y horas para dedicarle… pero la realidad es que nadie es capaz de trabajar al 150% los 365 día del año y quien lo intenta, termina agotando su energía antes que después. No os olvidéis de incluir en vuestra planficación tiempo para aquellas cosas que, quizá ahora os parezcan secundarias, pero en realidad son las que os darán equilibrio a largo plazo: tiempo de descanso y tiempo para uno mismo y las personas que importan.  Si os olvidais de esto último, puede que igualmente logreis vuestro sueño pero ¿merecerá la pena todo lo que has dejado en el camino?

¿De qué sirve lograr un sueño si no se es feliz?

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

Manos que hablan por si solas: estética, proxemia y kinesia.

Si preguntásemos a cualquiera qué es en lo primero en que se fija cuando conoce a una persona, habrá quien diga que en los ojos, otros en la sonrisa… y muchos inventaran cualquier otra posibilidad para ocultar una realidad menos cortes. Pero, lo cierto es que una de las primeras cosas en la que nos fijamos son las manos… aunque muchas veces no seamos conscientes de ello.

Las manos son la parte de nuestro cuerpo que más utilizamos a la hora de expresarnos pues sirven, entre otras cosas, para apoyar nuestro mensaje. Además, son capaces de hablar por si solas ¡sin necesidad de que pronunciemos una palabra! Por ello es muy importante prestarles mucha atención desde su faceta más estética, hasta la más figurativa.

Las manos nos las llevamos constantemente a la altura de la cara, para tocarnos la barbilla o la nariz, rascarnos los ojos, colocarnos el pelo… Además, son nuestra principal herramienta física a la hora de saludar: ya sea para apretar la mano o para apoyarla en la otra persona a la hora de dar dos besos. Precisamente por ello, debemos cuidar mucho su aspecto

La estética de nuestras manos

No hay nada que me cause peor impresión que conocer a alguien que lleva las manos descuidadas, con las uñas sucias. Obviamente, no hablo de que sea un mecánico u obrero de la construcción que durante su jornada sería difícil que tuviese las manos limpias. No. Hablo de gente oficina, cuya actividad no obliga a que tengan las manos como una “zona catastrófica”.

Es importante que la uñas estén arregladas… y con ello me refiero a que estén pintadas, en el caso de las mujeres, sino que las uñas deben estar limpias, cortadas y limadas (sin irregularidades ni picos que puedan arañar cuando demos la mano ¡a mí me lo han hecho!). Si además, en el caso de ser mujer, decidimos llevarlas pintas, la pintura debe ser uniforme y sin estar desgastada o cuarteada, especialmente en el caso de colores oscuros que hacen mucho más obvios los desperfectos.

Además, añadiría -aunque sea cuestión de moda-, que salvo que nuestro ambiente laboral lo permita (hay sectores muy flexibles e innovadores), las uñas se llevan arregladas de forma discreta: nada de largos tipo garra, ni colores demasiado estridentes (o diseños excesivamente vanguardistas). No queremos que la atención de nuestro interlocutor en vez de centrarse en nuestro mensaje, se distraiga con la purpurina morada de nuestras manos.

En el caso de los hombres, también es importante cuidar las uñas: limpias, cortas y limadas. El hecho de ser hombre no es excusa para llevar las manos totalmente desatendidas. Las manos dicen mucho de uno mismo, da igual el sexo.

manos aregladas www.1001consejos.com

 

En cuanto a la piel de las manos, es importante que este en estado óptimo, por lo que una hidratación regular es importante y si tenemos heridas o erosiones es mejor cubrirlas. Dependiendo del caso, no es agradable tomar una  mano con aspecto sucio o enfermo. Pensemos que, sin entrar en lo banal y puramente estético, nosotros sabemos que las “ronchas rojas con escamas” de nuestras manos no son contagiosas… pero quien nos saluda ni lo sabe ni tiene que entrar a valorarlo. Sé que hablo de casos excepcionales pero me he encontrado de todo en esta vida.

Si llevamos guantes, aprovecho para decir que el guante se quita para dar la mano. Si el guante se lleva para cubrir cualquier dolencia de la piel, se debe dar una disculpa de cortesía “Disculpe que no me quite el guante, pero tengo una quemadura” (no hace falta que sea una quemadura de verdad…. insisto en que es solo una disculpa de cortesía).

En cuanto a los complementos, durante nuestra jornada laboral es importante recordar que “menos es más”, salvo que seamos representante de bisutería y nuestras manos hagan las veces de muestrario de piedras y metales.

Las comunicación no verbal de nuestras manos

Más allá de la cuestión estética que, insisto es algo muy importante en la comunicación personal, está el tema de la comunicación no verbal. Como comentaba al principio, las manos son una herramienta muy potente a la hora de transmitir información no hablada, ya sea apoyando nuestro mensaje o “hablando por sí solas”.

Dos de las ciencias que se ocupan de la comunicación no verbal son la kinesia y la proxemia. La kinesía estudia la comunicación no verbal a través del movimiento del cuerpo y la proxémica estudia la utilización del espacio físico con el mismo fin. Ambos son temas muy interesantes que todos deberíamos tener presente.

EL SALUDO

El saludo es una de las formas de expresión más habituales a la hora de relacionarnos con los demás y las manos constituyen el principal elemento físico que usamos (secundario, en el caso de los “dos besos”).

apreton

Saludo y proxemia

En importante contemplar el espacio interpersonal que creamos a la hora de saludar y dar el apretón de mano. Si el espacio es excesivo, transmitimos frialdad, falta de interés o desconfianza. Si el espacio es demasiado poco, corremos el riesgo de invadir el “espacio intimo” de la otra persona y que esta se sienta intimidada u ofendida.

No es cuestión de que saquemos un metro a la hora de saludar, entre otras cosas porque la experiencia será nuestra mejor cinta métrica, pero a modo de curiosidad os diré que el saludo debe desarrollarse en el llamado “espacio social” (usamos cuando no conocemos a la otra persona o en ambiente laborales) y que se corresponde con unos 120 y 360 centímetros entre ambas partes. Luego estaría, según cercanía, el “espacio personal” (aplicado cuando tenemos confianza con la otra persona) que son 46 y 120 cm. Por debajo de esta distancia, está el considerado “espacio intimo” que no debemos invadir salvo en el caso de una relación personal estrecha (amigos, familiares, etc). Ante la duda, siempre hay que mantenerse en el “espacio social”.

proxemia

La distancia a la hora de situarnos frente a los demás es una cuestión cultural y si bien los países mediterráneos tendemos a acortar las distancias, los países centroeuropeos y orientales las amplían. Del mismo modo, ciertas culturas y religiones coartan, limitan u obstaculizan cierto tipo de contactos.

En el caso de saludar con dos besos, obviamente es imprescindible entrar en el espacio intimo por ello es importante que el tiempo que permanecemos en dicho espacio sea el imprescindible, sin dar besos o abrazos excesivamente largos (salvo que nuestra relación con la otra persona y sentido común nos diga la contrario). Además, quiero recordar que cuando saludamos con dos besos ¡en ningún caso se plantan los labios en la mejilla ajena (como hace la tía del pueblo cuando te ve)! Del mismo modo, también causa mala impresión que no lleguemos ni a rozar las mejillas, dejando los besos en “el aire”.

Saludo y kinesia

Es importante ser conscientes de la fuerza que usamos al apretar la mano de otra persona y duración del saludo.

La intensidad: Un apretón demasiado fuerte, comúnmente llamado de “macho cowboy” –sobran la explicaciones- no solo puede llegar a hacer daño, si no que demuestra deseo de superioridad y exceso de seguridad. Del mismo modo, un apretón demasiado flojo, expresa falta de personalidad o inseguridad respecto a la otra persona o la situación; peor aún si damos la mano “muerta” – floja y sin apenas levantarla- o entregando solo los dedos.

La duración: Los saludos demasiados cortos (menos de 2 seg) pueden entenderse como falta de interés o desagrado hacia la otra . Si son demasiado largos (más de 4 segundos) se entiende como intención de control sobre la otra persona. Esta misma intención de control, pero incrementada varios grados, es la transmitimos si en vez de saludar con una sola mano, usamos la otra a modo de “cepo”.

El sudor es una cuestión que transmite inseguridad y nerviosismo. A de evitarse a toda costa no solo por su significado si no porque puede resultar muy desagradable- es mejor hacar un gesto rápido como de colocarnos la ropa para secar el sudor de nuestras manos.

Otras cuestiones a tener en cuenta

Aunque no es un tema que tenga que ver con kinesia o proxemia, sí me gustaría aprovechar que hablamos de saludos para comentar que quien ofrece la mano (y por lo tanto inicia el saludo) es la persona que se presenta. En el caso de que la presentación la ejecute un tercero, la mano la ofrece quien es presentado como símbolo de “quedar a  disposición” de la otra persona. En ambiente más solemnes o ambientes más clasistas, según el protocolo, el saludo lo inicia la persona de más jerarquía o edad.

Puesto que el tema del saludo es una cuestión cultural, podéis ver más características dependiendo del país donde se saluda pinchando aquí.

Las manos mientras conversamos

Al margen del saludo, nuestras manos pueden hablar de nosotros en muchos otros casos. Aquí van algunas curiosidades que por su relevancia es interesante que tengamos en cuenta:

  •  Mostrar las palmas de las manos al hablar, transmite sinceridad y honestidad.
  •  Si al pedir algo a otra persona, dejamos la palma de la mano hacia arriba (como pidiendo), transmitimos deseo de colaboración. Si dejamos la palma hacia abajo, el contrario entenderá que estamos dado una instrucción. Si cerramos la mano (y/o señalamos con el dedo), transmitiremos una orden. Nuestro tono de la voz puede transmitir por si solo estos mismos mensajes pero, ante un tono de voz neutro o si hubiese interferencia entre el tono y el gesto, tiene mayor peso la interpretación del gesto.
  •  Entrelazar las manos o dedos se interpreta como una actitud hostil o negativa; cuanto más altas estén las manos, más negativa será nuestra actitud – Por ejemplo, estando sentados y de menor a mayor negatividad: brazos apoyados en el tronco y manos cruzadas sobre el estomago, dedos cruzados con antebrazos apoyados sobre la mesa y dedos cruzados bajo o delante de la cara, con los codos apoyados en la mesa. Según alzamos la posición de las manos, nuestra espalda también va adquiriendo una posición menos relajada, aumentado la sensación de alerta, hostilidad o, incluso, encrespamiento; aquí estamos hablando de las manos pero, obviamente, nuestras manos se ven apoyadas por los movimientos y posición de otras partes de nuestro cuerpo.
  •  Si colocamos la mano en forma ojival, apoyando los dedos pulgares entre ellos hacía abajo y el resto también encontrados, hacia arriba, implica seguridad y confianza en nosotros y nuestro discurso.
  •  Si movemos las manos al ritmo de nuestro discurso, hacemos una llamada de atención sobre lo que estamos diciendo. Si además, señalamos con el dedo, lo resaltamos aún más.
  •  Tocarse la barbilla transmite duda o reflexión.
  •  Jugar con las manos, ya sea llevándola a la boca, tocandonos el pelo o rascarnos la cara o jugar con otros elementos (bolígrafo, papel, etc), implica inseguridad.
  •  Golpear los dedos contra la mesa, u otro objeto, haciendo ruido, transmite impaciencia. Si el golpe es seco, trasmite autoridad o reafirmación.
  •  Si las cruzamos nuestra manos por detrás de nuestra espalda, demostramos superioridad y cierta arrogancia.
  •  Las manos en los bolsillos implican desinterés (cuando más atrás, mayor desinterés) pero si dejamos fuesa algún dedo (generalmente pulgar) trasmite un estado de contención (la persona intenta disimular un actitud dominante o de superioridad) que generalmente se acompaña de un leve balanceo que transmite estado de alerta.
  •  Frotarse las manos mientras hablamos transmite expectativa positiva.
  •  Las manos a la cadera, es una señal de estar expectativa, preparada para la acción.

Interesante ¿no?

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro