El protocolario mundo de las bodas

Tengo que reconocer que estoy un poco bloqueada. Hay veces que la inspiración se me escapa por los poros y otras en las que no consigo exprimir ni una gotita de ella. En los primeros casos, aprovecho a escribir como una “posesa” para asegurar tener un post listo para cada semana de los siguientes meses. Otras veces, me cuesta escribir tanto que a duras penas saco el artículo de la semana. Últimamente estoy en fase de sequía; no es que no me apetezca escribir es que no encuentro nada útil sobre lo que hacerlo … y en esas me encuentro: escribiendo costosa y semanalmente porque mis musas no me visitan y no tengo nada reservado en el baúl.

Los que me conocéis sabéis que eso de “hacer por hacer”, como que no me va… así que esta semana veía que se acercaba el viernes y no tenía nada escrito – “¿¿¿Qué van a encontrar mis “dummies” este lunes??” – En fin… que ya “histérica” de ver que no iba a poder contaros nada hoy, por fin me encontré con un artículo inspirador.

Ya os he hablado antes de “El Sofá Amarillo” que es un blog super-bonito y con ideas increíbles de una organizadora de boda igual de “bonita” e “increíble”: Indara. En su post de la semana pasada, que os invito a leer pinchando aquí, hablaba de las bodas (¡De qué si no iba a hablar!) y que lo importante que es que los novios y sus invitados supiesen disfrutar de ese momento tan especia.  Según leía, me ha hecho pensar en todos esos convencionalismos que nos llevan a “hacer por compromiso”, a “hacer para quedar bien”, “a hacer para cumplir con lo habitual”… que es algo muy triste, especialmente cuando hablamos de una boda.

No voy a hablaros sobre lo feliz que puede hacernos el actuar con libertad, “oyendo” solo a nuestro corazón y a esa “vocecita” que nos susurra aquellas cosas que de verdad nos importan (aunque sea solo a nosotros), porque creo que es obvio. Tampoco voy a juzgar quien actúe de forma distinta, pues bien sé que antes de valorar lo correcto o incorrecto de las actuaciones ajenas, hay que “andar 1000 millas en sus zapatos”. No. Yo de lo que voy a hablar es de protocolo, que es “lo mío”.

índice

El protocolo y las bodas. Un mundo. Yo nunca me he dedicado a ello porque te tiene que gustar mucho este mundo para querer trabajar “codo a codo” con una novia. No es que tenga nada en contra de ellas (yo misma lo he sido) pero creo que son más exigentes e indecisas (influenciadas por los nervios y la presión de organizar un día perfecto) que cualquier emprendedor(a) con el haya trabajado o pueda trabajar. Pero sí es verdad que muchas veces, conocidos (y no tanto) me han preguntado por cuestiones de protocolo. ¿Puedo llevar el traje marrón? ¿Puedo llevar sombrero en una boda a las 17h? ¿la corbata tiene que ir a juego con el pañuelo?  ¿Estoy obligada a abrir el baile con mi novio?

A ver… yo sé que todo el mundo (especialmente las mujeres) sueña con que ese día sea especial, único e inolvidable y por lo tanto, convierten cada pequeño detalle en una cumbre que escalar -como si fuesen Jesús Calleja en una de sus aventuras transalpinas-. Así que mi primer consejo es SIEMPRE ¡haz lo que tú prefieras! Y no lo digo por aquello que comentaba de hacer caso a nuestro corazón (o no solo), sino porque una boda es un evento privado y lo único que dirige un evento privado es el objetivo del evento en sí y el deseo del anfitrión (o anfitriones). Punto. Es verdad que hay unos usos sociales (o protocolo) que sirven de guía en el caso de duda… pero si lo que dice el protocolo no se te “ajusta”, es mejor hacer algo distinto.

Yo sé que los profesionales del protocolo más conservadores, se tirarán de los pelos… pero yo defiendo “a capa y espada” que el protocolo, como cualquier cuestión que refiere a la sociedad, debe evolucionar y adaptarse a los tiempos y las circunstancias. No concibo el protocolo como algo inflexible porque no es una ciencia y además, si su finalidad es hacer sentir bien a la gente, dando a cada uno el sitio que le corresponde, por qué aplicarlo si no hace sentir bien a alguien. Pero, es más,  el protocolo como tal, solo aplica obligatoriamente al ámbito institucional, no al privado, dónde insisto es mera orientación y depende en última instancia de los anfitriones.

No obstante, como se que esta respuesta no satisface a casi nadie – porque casi todos queremos hacer lo que hace la mayoría -, voy a hablaros de lo que marca el protocolo más estricto para las bodas en lo que refiere a etiqueta. Otra día hablaremos de todo lo demás, como puede ser las invitaciones de boda y notas de agradecimiento, montajes de mesa y salón, el protocolo de la ceremonia religiosa, etc…

Ellos

Si eres el novio, no hay mucho que decir porque irás seguramente como te aconseje tu madre o tu novia.

smiley

No, perdonad!! Es broma!! Los novios, suelen ir con traje oscuro en tono azules o grises (nunca negro) o el elegante chaqué. En latitudes más cálidas, si la boda es de mañana,  algunos novios optan por ir de blanco, a juego con la novia. Lo que marca ir de traje o chaqué es la hora del día en la que se celebra la boda. Si la boda es de mañana, se puede ir de chaqué o de traje. Si la boda es de tarde, solo se puede ir de traje. La diferencia entre un traje normal y otro de novio, es que este último lleva los botones forrados. De frac o esmoquin no se lleva NUNCA. La corbata es mejor que sea en un color liso, por aquello de que la elegancia es mejor amiga de la sencillez que de diseños más “rompedores”.  El color de la corbata debe conjuntar con el pañuelo, si llevase, o ramillete de flores (más habitual) que suele ir además en consonancia con el ramo de la novia. Los zapatos formales y oscuros, salvo cuando el traje es blanco que se deben usar de color claro (blanco, beige, camel, marrón, etc).

chaque novio a novio b

Los invitados tienen más libertad que el novio aunque deben atender que la etiqueta máxima la marca el novio. Si el novio lleva chaque, los invitados puede llevarlo; de hecho, en este caso, padrino, padre del novio y testigos deben llevarlo. Si el novio lleva traje (que, digamos, es “menos” protocolario que el chaqué) NADIE llevará chaqué. Pocas indicaciones mas se pueden hacer salvo que la vestimenta debe ser formal (nada de casual ni sport). Los trajes de color marrón solo se usan por la mañana. Por la tarde (es decir, a partir de las 14.00h), de azul o gris ¡nunca de negro!.

Solo como recordatorio, la chaqueta se usa cerrada, sobre todo para la ceremonia religiosa, – ya os la abriréis cuando, a mitad de la celebración gastronómica, también empecéis a valorar poneros la corbata en la frente 😉 – y el último botón (el de abajo) ¡Jamás se abrocha!

Ellas

La novia va de “novia”. Eso deja un abanico de posibilidades tan amplio como ofrezca la moda en cada momento. Generalmente el vestido es blanco o beige, con posibles detalles en otros colores. Lo normal es que sea un vestido largo, pero también empieza a ser habitual el uso de vestidos cortos o trajes de pantalón nupciales (sobre todo en caso de ceremonias civiles o novias de más edad). La tradición dice que debe llevar algo nuevo, algo viejo, algo usado y algo azul, pero eso no tiene nada que ver con el protocolo. El protocolo religioso marca que la novia va cubierta durante su estancia en la iglesia (incluidos los ojos, si lleva sobrevelo) y se lo puede quitar al salir; en cualquier caso, el velo no es obligatorio y cada vez se ven más novias sin él. En lugar del velo, la novia puede llevar mantilla con peineta (menos habitual) o sin ella.

e laura-novias2 novia3

La madre de la novia es una invitada más, en lo que a etiqueta se refiere. La madrina, si lleva un vestido apropiado a su rol, corto o largo dependiendo de la hora de la ceremonia y puede llevar peineta y mantilla. La mantilla de la madrina siempre lleva peineta. La tradición marca que la mantilla es blanca para las solteras y negra para las casadas pero en mi opinión, creo que en estos días en los que estado civil ya no determina un estatus, es una tradición “rancia” y la decisión del color dependerá de lo que más conjunte; de hecho, no es extraño encontrar mantillas en otros colores distintos al blanco (beige) o negro.

a b  n

Las invitadas, como en el caso de los hombres, tienen más libertad. El protocolo marca vestido corto para ceremonias de mañana y largo para ceremonias de tarde. Los vestidos de fiesta para la tarde o noche no son nunca de gala; la diferencia es que el vestido de gala lleva cola y en una boda ¡la única que va de gala es la novia! – la madrina tampoco va de gala-. El blanco integral está reservado escrupulosamente para la novia. Los tocados en la cabeza se pueden usar de día o de noche, aunque de noche son de tipo pedrería (horquillas, diademas, etc) – de día se aconsejan tocados tipo florales o con telas o rafias. El protocolo indica que el tocado no se puede quitar en toda la ceremonia (religiosa y social) por lo que si llevamos “pamela”, comemos con ella puesta. Los guantes son el complemento que, si se usa, deben ser quitados antes de comer (ya sea el cóctel o la comida principal). Además, también hemos de quitarnoslos para dar la mano al saludar. Los bolsos de ceremonias deben ser pequeños, no tipo saco.

… yo creo que no me dejo nada ¿no? Pero si os surge alguna duda, preguntad, preguntad… que estaré encantada de contaros lo que marca el protocolo… aunque, insisto, mi primer consejo siempre será que hagais lo que os sea más cómodo y natural, siempre que ello no contradiga los deseos de los anfitriones.

… y ahora a ver si encuentro en google alguna receta para reactivar mi inspiración y vena escritora… y ¡sin falta esta noche me lo preparo para cenar!

Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

Anuncios

Un comentario en “El protocolario mundo de las bodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s