¿Qué precio le pongo a mi trabajo?… o cómo no vivir del aire.

Esta semana vamos a hablar un poco más sobre la necesidad de vender nuestro trabajo para poder vivir de él. Si la semana pasada comentabamos la necesidad de incorporar la tarea de vender a nuestra rutina profesional, hoy vamos a tratar otro tema f-u-n-d-a-m-e-n-t-a-l: ¿Cuándo vale nuestro sueño?… o lo que es lo mismo, ¿A cuánto debo vender mis servicios o productos (para vivir de ello)?

El poner precio a nuestro trabajo es una cuestión peliaguda pero necesaria para avanzar. Es especialmente si no tenemos experiencia previa al respecto  (por ejemplo, si ya hemos trabajado de “lo mismo” por cuenta ajena) o cuando todo nuestro trabajo anterior ha sido vender a familiares y amigos ya que, seguramente, habremos estado vendiendo a un precio “irrisorio”.

Ya vimos hace algunas semanas que trabajar gratis tiene su momento y su lugar, pero no puede ser una circunstancia sin fecha de caducidad porque no podremos vivir “del aire” eternamente. Si no leísteis mis post entonces, os animo a hacerlo ahora pinchando aquí.

Cuando algún emprendedor me ha preguntado respecto al precio que aplicar a sus productos o servicios, reconozco que me salgo por la “tangente” con aquello de que es él o ella es quien tiene que poner precio a su trabajo… pero lo cierto es que no es una cuestión que yo pueda valorar, entre otras cosas, porque no conozco al detalle el coste en material y horas (y un largo etcétera).

Por suerte, Internet es “casi” la Panacea Universal y tiene respuesta a casi todo: he encontrado un blog que dedica una de sus entradas a cómo calcular precio de los trabajos de artesanía. No todos nos dedicamos a la artesanía pero sus explicaciones son extrapolables a cualquier otro trabajo ¡No os lo podéis perder! – A mi me ha resultado interesante y de mucho ayuda ;).

Iba a reescribir el texto (citando a mi fuente -¡eso siempre!-), extrayendo algunas frases, pero es que está tan bien explicado, que cualquier modificación que pueda hacer creo que será un “flaco favor” para todos. Como a mi no me va eso del “corta y pega”, creo que será mucho mejor que leáis directamente el artículo que hace “El proyecto alegría” pinchando aquí. Yo tan solo os adelanto la fórmula maestra:

Materiales + Horas de Trabajo + Gastos + Beneficio = Precio Mayorista

Precio Mayorista x 2 = Precio de venta al público

¡Espero que os sea tan útil como a mí!

Hasta dentro de una semana.

Esther Morillas

Colaboradora de Pymecom.

Podéis seguirme en Facebook y Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s