Al mundo lo cambian las palabras

Hoy me asomo a mi todavía casa, aunque un poco abandona, para compartir con vosotros un video que me ha llegado al alma. Solo un ejemplo de que una comunicación efectiva es fundamente para lograr nuestro objetivo.

Dediquemosle un ratito para pensar en ello.

Un saludo y nos leemos otro día de estos.

Esther Morillas

Podéis seguirme en Facebook y twitter.

Anuncios

Nos vemos en un rato corto.

Jo, me han echado la bronca unos cuantos… y no sin razón! Os tengo abandonados pero es que la vida no me da de sí. Hace unos meses me pasó algo que me cambió la vida profesional y estoy en una etapa en la que no puedo escribir.

Un blog es casi un hijo, es algo que nace de tí,  que cuidas y mimas para que crezca y sea cada vez un poco mejor… depositas en él mogollón de ilusiones! Así que el parar de escribir es de verdad muy doloroso. Después de casi dos años de presencia semanal (mínima), me da pena llevar sin escribir… ¿cuanto?… ¡¡¡¡6 semanas!!!! Buffff…

No puedo escribir porque el remolino (casi huracán) en el que estoy inmersa no me deja centrarme y escribir algo decente. Y a mi, no me gusta “la paja”: o escribo algo que me parece de vuestro interés o mejor no escribo.

Los sabios hablan porque tienen algo que decir. Los necios, porque tienen que decir algo”. Proverbio popular.

Llevo semanas negándome a mi misma que estoy “abandonando” uno de mis blogs pero el tiempo me esta demostrando que, de alguna manera, ya lo he hecho. Lo malo de pararse, es que reanudar la marcha es muy complicado. Preguntádselo a un corredor: uno abandona la carrera, no cuando deja de correr, sino cuando mentalmente se ha rendido.

Podría decir que las 24h al día no me dan para escribir. Podría decir que la inspiración no me llega. Podría decir que el nuevo curso escolar (y los millones de deberes que mandan a los niños) me tienen copado el tiempo libre. Podría decir muchas cosas. Pero la verdad es que lo único que me gustaría explicaros es que no encuentro nada que decir a la altura de lo que el blog se merece. Así que prefiero ser “sincera” con vosotros (y conmigo misma) y parar.

Yo tenía un amigo que decía eso de que “mejor irse cuando a uno le echan de menos, que irse cuando le echan de más”. Buen consejo.

Esto no es un “adios”… es un “hasta pronto” porque si mañana encuentro en mi cabeza algo que encienda mi “bombilla”, vendré corriendo a contároslos. Lo mismo un día, quien sabe si dentro de un mes o un año, comparto algo en el blog… puede ser algo aislado o el comienzo de un nuevo periodo fructifero 😉 ¡Quién sabe! En cualquier caso, mi deuda hoy era despedirme y dar una explicación.

Si necesitáis algo de mi, sigo estando a vuestro disposición en www.esthermorillas.es, facebook, twitter y en mis otros hijos “pintacaras.wordpress.com” y “recetascasivegetarianas.wordpress.com” donde de momento sigo presente.

Un beso muy grande… y nos vemos en un rato corto!

Esther Morillas