No me engañes, que te veo.

Hace no mucho era difícil saber de otro si no le conocías en primera persona. Le podías conocer de oídas, de vista, de hablar con él puntualmente, de salir de cañas o de toda la vida… y ya. Y la información que tenías era equivalente a tu relación con dicho individuo y su entorno. Ahora ya no hace falta – todos nos conocemos o podemos conocernos: solo tenemos que buscarnos en google.

Me hace gracia ver a la gente  “romperse la camisa” pidiendo máximo derecho a su privacidad mientras, por otro lado, se sobreexponen pública y voluntariamente a través de las redes sociales. Todo el mundo sabe si fulanito está de vacaciones en la playa, si al hijo de nuestra excompañera del 6º de EGB se le ha caído su primer diente o si la prima de nuestra vecina (aquella que conocimos en las fiestas del barrio) ha tenido gastroenteritis la semana pasada. Nosotros mismo lo compartimos todo con nuestro grupo de amigos. Bueno, “amigos” es un decir… porque me gustaría saber cuanta gente tiene tantos amigos (de los de  verdad) como contactos tiene en facebook, twitter, Instagram o tuenti. Sí, así somos nosotros. Nos burlamos de los famosos que posan en las portadas de las revistas y relatan sus alegrías y desgracias a golpe de talonarío pero nosotros mismo vendemos más nuestra vida (y gratis) que Ana Obregon en sus mejores veranos.

articulos.softonic.com   como-buscar-personas-en-internet

Lo más peligroso no es la creciente tendencia a no diferenciar entre lo que es público y privado, sino que pocas personas son conscientes de los riesgos y perjuicios que tanta sobreexposición puede suponer. No se trata de un tema de pudor o deseo de vivir en el ostracismo, si no de aprender a cuidar nuestra reputación virtual con el mismo esmero con el que defendemos nuestra reputación real.

Reputación 2.0

Lo primero de todo ¿Alguna vez has googleado tu nombre? ¿No? Pues ¡Pruébalo! Es interesante descubrir lo que aparece en los buscadores con solo googlear un nombre. Si tienes un perfil creado a partir tu nombre real en alguna red social o llevas a cabo alguna acción on line (blog, microblog, colaboración en publicaciones, etc ) seguro que apareces en alguna de las primeras pantallas del buscador.

¿Qué has encontrado? ¿Te gusta lo que has visto? ¿Te ha sorprendido? ¿Es eso lo que quieres que encuentre cualquier otro que teclee tu nombre en un buscador? Lo que has visto o podrías ver es lo que se llama identidad digital.

blog.educalab.es

La identidad digital de cada persona o empresa se compone de todas aquellas cuestiones que le definen como usuario de Internet. Estas cuestiones no solo dependen de nosotros mismos (información que publicamos, foros en los participamos, publicaciones que seguimos, etc), sino que se ven afectadas por la información que el resto de usuarios aporta sobre nosotros (ya sean imágenes, opiniones, etc). El prestigio de dicha identidad virtual es lo que llamamos reputación 2.0, reputación on line o reputación virtual.

Cuanto más activo se es en Internet, más exposición existe en dicho medio… y por lo tanto más sólida es la reputación virtual que se estará generando (para bien o para mal). Pero no pensemos que no estar en Internet equivale a que no hablen sobre nosotros en la Red ¡para nada! lo único es que no seríamos conscientes y no podríamos actuar en consecuencia… lo cual siempre es un error. Por ello, en el caso de las empresas y los profesionales, mi consejo es siempre que participen de Internet y que si lo hacen de forma activa y/o intensa, que cuenten con los servicios de un Comunity Manager. Pero ese es otro tema.

¿Qué tiene de excepcional la reputación on line? Que se expande de una forma más rápida y amplia que el tradicional “boca-oreja”. Es lo que llamamos la viralidad de Internet.

¿Qué tiene de bueno? Que ciertos errores podemos borrarlos a golpe de click (podemos borrar un comentario en un foro, podemos cerrar una cuenta en una red social…). De hecho, en casos extremos, ya hay empresas que se dedican a borrar historiales en la red… como si nunca se hubiesen estado allí. Algunos ejemplos son Delete your accountSuicidemachine  o Twittwipe -solo para Twiter-. No obstante, hay que recordar que lo que borramos son las pruebas escritas o gráficas, no el recuerdo que queda en las personas que se vean afectadas por nuestras acciones; es decir, que empezar de cero siempre es difícil.

suicidemachine

¿Qué tiene de negativo la reputación 2.0? Que casi nadie se preocupa de su reputación virtual hasta que afecta a su reputación real (casos de ciberacoso, vulneración de la intimidad, perdidas de credibilidad comercial, etc)… es decir, que no vemos las “orejas al lobo”, hasta que nos ha “clavado el colmillo”.

Reputación 2.0 para la promoción personal

Esta reputación puede afectarnos y mucho en nuestro entorno laboral, sobre todo en lo que refiere a la proyección profesional de cada uno. Un buen profesional no puede permitirse tener una pésima reputación on line o se estará tirando piedras sobre su propio tejado.

¿Crees que la información que hay en Internet sobre ti te beneficiaría o perjudicaría en caso de que la viese la persona de quien depende tu trabajo?

Un ejemplo muy claro de cómo afecta la reputación on line a la vida profesional, lo tenemos en los procesos de selección de personal. A día de hoy, cualquier empresa sabe cómo usar Internet para obtener información de sus potenciales colaboradores y/o trabajadores. ¿Curiosidad? Quizás un poco pero, sobre todo, se trata de documentación.

buscartrabajo.es

Tengo un amigo que trabaja como head-hunter de puestos de alta dirección y mandos intermedios. Y para desgracia de muchos de ellos, es un gran conocedor de Internet. ¡Siempre tiene alguna anécdota que contarme! Una vez me comentó que, estando llevando a cabo un proceso de selección, se puso a investigar a cada uno de las siete personas preseleccionadas y ¿qué descubrió? pues que el primero de los candidatos, con un perfil intachable en LinkedIn, resultó ser un “homofobo y racista” declarado a través de su cuenta de Facebook. Otra de las candidatas resultaba tener un blog personal donde en diversas entradas hacía un boicot a la empresa internacional por el daño que hacía a la empresa local ¡y el proceso de selección era para una de ellas!… en fin… dos candidatos descartados “de un plumazo”: su reputación on line (que abarca mucho más que los conocimientos y experiencia)  había “echado por tierra” sus posibilidades laborales.

Con esto ¿qué quiero decir? ¿que es malo tener vida en Internet? No, todo lo contrario, de hecho puede ser muy beneficioso pero  hay que ser coherentes y responsables con nuestra vida virtual: lo importante no es solo qué hacemos sino cómo lo hacemos.

CINCO CONSEJOS BÁSICOS PARA TENER LOGRAR UNA BUENA REPUTACIÓN ON LINE

Primero: Cuidado con el nombre de usuario que eliges en las redes sociales. Los perfiles personales suelen contener información social tuya, muchas veces privada,  así que lo mejor es que utilices un pseudónimo para que si la gente de tu entorno profesional googlea tu nombre, no encuentren tu perfil. Si luego investigan, dependiendo de la pericia de la persona que lo haga, pueden igualmente dar con él, pero en principio no es tan sencillo.

Segundo: Si tu actividad profesional necesita del uso de perfiles sociales, valora seriamente tener dos perfiles diferenciados: uno para tu vida social (con tus amigos, conocidos y familiares) y otro para tu vida profesional (para compañeros de trabajo, colaboradores, contactos de interés profesional, etc). Obviamente, el trabajo será el doble pero los beneficios profesionales se multiplicarán exponencialmente.

Usa tu nombre personal para el perfil profesional y un pseudónimo para el personal. Cuida qué cuelgas en cada uno de los perfiles, teniendo en cuenta qué tipo de persona accede a cada uno de ellos, y potencia en tu perfil profesional tus competencias, capacidades y aquellas aficiones que creen valor añadido a tu rol profesional.

Mr-Potato-Head

Mr Potato es un experto en adaptar su perfil a las circunstancias.

Tercero: Aprende a utilizar correctamente las herramientas de privacidad de las distintas redes sociales que uses. Si no tienes ningún filtro, por pereza o despreocupación, cuida mucho lo que cuelgas o comentas en la red. Aunque lo neguemos, en el fondo todos queremos tener nuestros 5 segundos de notoriedad (y puede que no los usemos con toda la prudencia recomendada) ¡no hagas que esos 5 minutos te arruinen alguna gran oportunidad!

Cuarto: No cuelgues en internet aquello que no querrías que viese la persona que puedan estar interesadas en contratarte o colaborar contigo. Te aseguro que si mañana te enfrentas a un proceso de selección y tienes un perfil público en alguna red social, te van a buscar y hacer un pequeño (o no tan pequeño) testeo.

Me gusta-no me gusta

Si en tu perfil de tuenti o facebook hay más fotos tuyas de fiesta, borracho como “una araña”, que en circunstancias más “sanas”… valora borrar alguna de las primeras y colgar más de las segundas. Ningún empresario quiere contratar a alguien que sale de fiesta todos los miércoles y jueves del año; obviamente prefieren empleados vayan a trabajar al 100% y no de resaca y con falta de sueño la mitad de la semana.

Pide a tus amigos que no te etiqueten en sus fotografías. Si lo hacen, revísalo cuando así sea y desetiqueta, o solicita que lo hagan, cuando creas oportuno. No dejes en Internet más pruebas gráficas de tu vida que aquellas que consideres te hacen justicia.

Si tienes un cargo muy relevante o donde la discreción sea imprescindible, valora no participar en redes sociales generalistas o crea un perfil cerrado al que no pueda acceder cualquiera… y, por supuesto, no uses tu nombre real.

Quinto: Conviértete en tu mejor publicista. Cada uno de nosotros somos el mejor (y único) producto que tenemos en propiedad para vender así que ¡véndete bien! Haz de Internet una plataforma  donde darte a conocer. Aprovecha cualquier oportunidad para potencias sus cualidades y capacidades. Ten un perfil de LinkedIn completo y actualizado. Si te gusta escribir, valora tener un blog donde escribir sobre aquellas cuestión en las que puedas ser resolutivo y orientador. Participa en foros profesionales y ofrece tu experiencia y formación a quien pueda necesitarlo. Colabora con publicaciones y webs profesionales, si te surge la oportunidad, aunque no recibas ninguna remuneración. Ten una web personal donde puedas exponer aquellas cuestiones de tu curriculum que no tomen suficiente relieve a través de un texto escrito (como albúm de dibujos si eres ilustrador, galería de fotografías si eres fotógrafo, catálogo de creaciones, si eres artesano, tus colecciones si eres diseñadora de moda, etc).

foule contente

Y para terminar, un último consejo: mucho cuidado con nuestro Pinocho interior. El uso de Internet ha llevado a mucha gente a inventarse y aplicarse una capa (doble y tiple) de barniz para parecer más brillantes, más listos, más cultos, más guapos y más experimentados. Amparados en el falso anonimato que parece otorgar Internet ¿Cómo no caer en la tentación? Pues mi mejor consejo es que seáis prudentes a este respecto.

La clave para vender bien un producto (nosotros) es crear una buena campaña de publicidad a la altura de él, no por encima suya. Crear falsas expectativas siempre termina siendo contraproducente. Si eres un buen profesional que se vende como un buen profesional, tendrás la mitad del camino recorrido cuando te encuentres con aquella persona a la que te interesa conocer. Si eres un buen profesional que se vende como un profesional excepcional (engordando formación, ampliando falsamente experiencia, exagerando conocimientos, etc), al final te terminarás delatando (en las distancias cortas es más difícil mantener una mentira) y quedarás como un profesional mucho peor de lo que eres en realidad. Además, tu  “estupenda reputación on line (la cual terminará decayendo también) te habrá creado una mala reputación en la vida real que, al contrario de la virtual, no podrás borrar con el ratón del PC ni dando a “suprimir”.

goma de borrar

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

Una imagen vale más que mil palabras

Cada persona tiene un hobby. A unos le gusta el fútbol, a otros el cine de autor, Fulano colecciona sellos, a Mengano le apasiona el Egipto de los faraones y a Futano la vida del escarabajo pelotero… en fin, más variedad imposible, para gustos los colores… y ¡triste aquel que no tenga ninguna afición porque está pasando por la vida sin exprimirla ni un poquito!

A mí todo lo que tiene que ver con la comunicación me ha gustado desde que recuerdo. De niña quería trabajar llevando maletín y tacones; si cierro los ojos creo que puedo ver el bolso de mi madre que arrastraba de un lado para otro de la casa. Bien podría entonces estar imitando a la elegante ejecutiva de cuentas de una agencia de comunicación. La vida me ha llevado a serlo… aunque sin tanta elegancia como la que pretendía de niña: más bien soy una tía de vaqueros y chaqueta de cuero.

Si hay algo dentro de la comunicación que me apasionan son los logotipos. Me fascina el poder resumir la filosofía, actividad y/u origen de una empresa en una sola imagen. Habrá quien piense que un logotipo es un simple dibujo, casi siempre la mar de sencillo, a veces incluso solo unas letras, pero os aseguro que convertir una empresa en un símbolo es complejo (hacer fácil lo difícil, siempre lo es)… y lleva tras de sí mucha investigación y cierta dosis de inspiración.

logotipos pymecom

Hay logotipos que perduran en el tiempo con pocas variaciones (mirad aquí algunos ejemplos)

coca-cola-logo-evolution

… pero la mayoría evolucionan a lo largo de su vida, de forma bastante radical en algunos casos (aquí, más ejemplos)

Evolucion PEUGEOT

Pero más allá del logotipo en sí, una de las cosas que más me gustan son sus historias ¿Sabíais que el logotipo de Nike es un esbozo del ala de la diosa Niké a quién la marca debe su nombre? ¿o que la marca de BMW representa la hélice de un avión pues su primera actividad fue diseñar y fabricar motores para aviones? ¿o que la concha de Shell antes de vieira fue mejillón? Podréis encontrar muchas historia interesantes en la web Novaera.

shelll

… y, por encima de todo, me fascinan las leyendas urbanas y  las polémicas que surgen en torno a algunos logotipos, que, casualmente, suelen darse casi siempre en marcas muy importantes por lo que presiento cierto “tufillo” conspiratorio en ello ¿Sabíais que Coca Cola es uno de los logotipos que más historias “oscuras” lleva a su espalda? Que si representa una frase anti-islámica, que si es una imagen racista encriptada (podéis ver alguno de estos ejemplos pinchando aquí

coca cola islam

La importancia que tienen los logotipos para las empresas es que al tratarse de imágenes, se fijan a la memoria mejor y con más fuerza que lo harían por si solas las palabras. Ya lo dice el dicho “una imagen vale más que mil palabras”. Además, es en ellos donde mejor se puede imprimir la filosofía de la empresamediante el uso del diseño y el color-; por ejemplo, las marcas más conservadoras, que quieren transmitir elegancia y exclusividad, suelen usar logotipos minimalistas y con colores neutros, mientras que las marcas cuyo público objetivo es el infantil o los adolescentes usan colores más vivos y diseños más modernos.

elegantes vs jovenes

A modo de curiosidad os contaré que cuando el logotipo está acompañado de un icono (o isotipo), pasa a llamarse imagotipo: por ejemplo, la marca ZARA tiene logotipo pero la marca reebok tiene un imagotipo.

imagotipo

Esta diferenciación no se hace fuera de los círculos profesionales por lo que el término logotipo se usa de forma indiscriminada. El isotipo o icono del hablabamos se puede encontrar de forma aislada o bien acompañando siempre al logotipo; esto dependerá de lo que el propietario prefiera. Estas cuestiones, junto a otras, se recogen en un documento llamado “Dossier de imagen corporativa“, el cual suele poderse consultar, en lo relativa al logotipo,  tan solo googleando en Internet. ¿Por que? Porque las empresas son las primeras interesadas en que su logo sea bien utilizado para crear una imagen de marca sólida.

ing 1

¿Habeis visto alguna vez pasean “solito” al león de ING?

En cualquier caso, lo cierto es que cuando los  imagotipos (o logotipos con icono) empiezan a ser muy conocidos, los isotipos se hacen identificables por si solos, lo que propicia que la propia marca empiece a usarlo de forma aislada (por ejemplo, para grabar en merchandising): cuanto más sencillo es un elemento (visualmente hablando) mejor se graba en la memoria.

Luego, estan aquellos elementos que sin ser logotipo propiamente dicho llegan a ser imagen de la marca, como puede ser la silueta de la botella de Coca Cola (que por cierto, está registrada). Y tampoco quiero olvidarme de mencionar a los que pasan de representar solo a su marca, para representar a algo superior, como ocurre con mi amado y odiado, a partes iguales, toro de Osborne.

osborne y coca cola

En fin… que podríamos estar horas hablando de logotipos y es que, nos gusten o no, vivimos rodeados de ellos desde nuestra infancia.

logotipos infancia

… y ahora, me voy a permitir poner a prueba vuestra memoria ¿Cuántos de estos isotipos reconocéis? ¡Seguro que todos!

composit isotipos

¡Ay, me olvidaba del más importante ;)!!

pymecom

¿Cómo? ¿Aun no lo conocéis?¡Pues no sabéis lo que os estáis perdiendo? Pinchad en el icono o  aquí… sobre todo los que seáis empendedor/a

¡Hasta la próxima semana!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

¡SONRÍA, POR FAVOR!

Ya estamos en el 2014. Es increíble como pasas los días, las semanas y los meses ¡Ni te enteras! Hace “dos días” estaba yo en la piscina, tomando el sol, y este fin de semana he quitado el árbol de Navidad. Mi madre tiene razón en eso de que  el tiempo, cuando más mayor eres, más deprisa pasa. Pero hay que ser optimista y decidir aprovechar al máximo cada día, con una sonrisa en la cara… porque los días pasan muy deprisa y debemos quedarnos con un buen recuerdo de ellos.

No entiendo a la gente que elige ir por la vida con la cara seria y malos modales… porque ¡no nos engañemos! ser antipático es una opción. Yo cada mañana, cuando me levanto y me miró al espejo, me sonrío y me prometo que ese día será un buen día. No siempre lo termina siendo pero es más fácil que lo sea si nuestro ánimo es bueno: el famoso dicho del vaso medio lleno o medio vacío.

Imagen

No voy a descubrir América si digo que tener “buena educación” es fundamental en esta vida. Las cosas se logran antes y mejor si vamos con una sonrisa en los labios pues es más fácil contar con la colaboración de quienes nos rodean.

En el ámbito laboral, las “buenas formas” son las que marcan la diferencia entre un buen profesional y un GRAN profesional. Un buen profesional es aquel que sabe hacer su trabajo de forma eficiente y lo hace de forma responsable; un GRAN profesional, además, es capaz de estar siempre a la altura de las circunstancias (sobre todo las malas) y para ello es imprescindible no dejarse llevar por la presión y mantener “las formas”.

La gente que cuando se pone nerviosa le da por contestar mal, gritar o insultar (verbalmente o no), va directamente a mi “lista negra”. Ya sé que el día de apertura de un congreso es tan estresante como intentar calmar a una jauría de niños de 3 años,  o que sacar adelante un logotipo o un folleto, cuando te lo piden de hoy para ayer (¿Cuándo no?), es casi como un parto pero os puedo asegurar (por mi experiencia en congresos, en niños de 3 años, en logotipos, en folletos y en partos) que “perder el control” no sirve de nada, pone nervioso a todo el mundo y encima se incrementan potencialmente los problemas.

Imagen

Así que creo que un buen propósito para el 2014 es sonreír un poco más ¿no?… también cuando se habla por teléfono ¿eh? porque ¡madre mía, lo que nos cuesta sonreír cuando cogemos el auricular!

Yo, debido a mi trabajo, hablo muchas veces y con mucha gente por teléfono ¡Qué diferencia cuando te encuentras con un interlocutor amable y sonriente! Estas más dispuesta a escuchar ¡y a ayudar! Sin embargo, cuando llama alguien arisco (con voz sería y formas rudas), atenderle, le atiendes porque es tu trabajo pero cuesta mucho más ser colaborador.

Habrá quien piense que da lo mismo sonreír o no cuando hablas por teléfono porque no te ven ¡Gran error! La cortesía no se deja ver solo en nuestros gestos y actitud, si no también en nuestra entonación al dirigirnos al otro… y dicha entonación depende de cómo coloquemos los órganos fonadores a la hora de hablar, es decir, en cómo colocamos los músculos faciales que afectan a la mandíbula, boca y garganta (por eso sonreír físicamente modifica tanto nuestra entonación como nuestro volumen).

Nos os imagináis cómo afectan multitud de cuestiones fisiológicas a la comunicación ¡Es un tema fascinante! De hecho, ya hablaré de ello más adelante porque, aunque os suene a “cuento chino”, os puede ayudar mucho en vuestras relaciones sociales y profesionales.

… pero, ay, perdonad que se me va “el hilo” del post (confieso que tengo tendencia a cambiar de tema con facilidad -es lo que yo llamo verborrea disociada, jejeje-): volvamos al tema del teléfono.

Alguien que sonríe mientras habla, aporta a su discurso cordialidad y amabilidad. Haced la prueba y pedid a alguien que os hable, mientras mantenéis los ojos cerrados (para no recibir información visual), primero sonriendo y, luego, con el semblante serio o el gesto crispado (o al revés): sin verle la cara sabréis sin lugar a duda si os hablan sonriendo o no. Eso mismo pasa cuando nos hablan por teléfono ¿y acaso no nos gusta más que nos sonrían?

emorillaslazaro.wordpress.com sonrisa tlfo BN
Para que la comunicación entre dos personas sea efectiva, además de desarrollar un mensaje claro, adaptado a nuestro interlocutor, es importante crear una situación óptima. En otras palabras, si quieres hacer llegar tu mensaje sin distorsiones ni malinterpretaciones, se cordial y educado.

Pero claro, no solo con sonreír se consigue una comunicación telefónica efectiva ¡ahí van otras claves que os ayudarán y mucho!

EL TIEMPO DE LA OTRA PERSONA VALE TANTO COMO EL NUESTRO.

No dejad que el teléfono suene más de tres / cuatro veces. ¿Habéis oído alguna vez eso de que el tiempo es oro? Pues precisamente por ello, no debemos hacer perder el tiempo a la otra persona. Por supuesto, tampoco le dejaremos “en línea” esperando diez minutos (algo que odio de los “call centers”, especialmente de los de servicios y telecomunicaciones).

SALUDAR Y PRESENTARNOS, SIEMPRE.

Comenzar la conversación saludando, identificándonos y poniéndonos a su disposición: “Buenos días, Soy Esther Morillas (o el nombre de la empresa). ¿En qué puedo ayudarle?”, por ejemplo. No olvidarnos hacer lo mismo si somos nosotros quienes llamamos: “Buenos días, soy Esther Morillas de la empresa “Tal “¿Podría pasarme con el Gabinete de Prensa?”

SER COHERENTES CON CADA CIRCUNSTANCIA.

Adoptar una actitud adecuada a nuestro receptor: no es lo mismo que llame alguien que ofrece un servicio comercial o un cliente para pedir un servicio, o para poner una reclamación… y, por supuesto, no es lo mismo una persona amable, más familiar, que una muy seria y formal y, por lo tanto, más distante. Nosotros siempre somos el mismo pero nuestra actitud no debería serlo ¿Acaso hablamos igual a nuestro amigo y a nuestro jefe?

PRESTAR TOTAL ATENCIÓN A LA CONVERSACIÓN.

Centrarse en la llamada, cesando toda actividad paralela y escuchando activamente. Pocas cosas me gustan menos que hablar con alguien y que, en vez de estar atendiéndome, está a otra cosa. Mostremos a nuestro interlocutor que es importante para nosotros o no podremos generar una comunicación efectiva.

EMPATÍA Y ASERTIVIDAD ES LA CLAVE.

Atender de forma asertiva y empatizar con nuestro interlocutor es algo muy importante, especialmente importante en el caso de tratar con personas que ponen una reclamación, realizan una queja o se muestran enfadadas u ofensivas.

Pero ¡ojo! empatizar con “el otro” no significa que si él está gritando, nosotros gritemos también, sino que seamos capaces de ponernos en su piel y actuemos en consecuencia. Tengo comprobadísi-si-si-simo que cuando una persona se dirige hacía mi de forma descortés, si yo conservo la calma, mantengo un discurso asertivo y no pierdo “las formas”, termina “rebajando” el tono y volviéndose más amable; si por el contrario, me pongo “a su nivel” y también me muestro descortés, la conversación solo puede ir a peor a pasos agigantados (y yo con un sofoco monumental).

LO BUENO, SI BREVE, DOS VECES BUENO.

Proporcionar la información que se requiera de forma concreta y breve. Si la información que hemos de dar es compleja o extensa, mejor usar otro medio, como puede ser el escrito, para ampliar la información.

CORTESÍA, CORTESÍA Y CORTESÍA.

Despedirnos con cortesía “Muchas gracias por su llamada. Buenos días”  y/o de forma colaboradora “Muchas gracias por llamar y no dude volver a hacerlo si le surgen alguna duda”.

Si aún no estáis habituados a usar un lenguaje cortés (saludos y despedidas, uso del usted, etc) puede que os resulte forzado al principio pero, en poco tiempo, se convertirá en un hábito que no os costará nada. Además, os puedo asegurar que la cortesía puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Bueno… pues hasta aquí el post de hoy. ¡Venga! Ahora, a esperar una llamada de teléfono y practicar esa sonrisa.

Imagen

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro