¿LO IMPORTANTE ESTÁ EN EL INTERIOR?

(…) De pequeña iba a la tienda a comprar una goma de borrar y pedía que me la envolvieran. También me gustaba ir a la mercería para comprar medio metro de cinta de raso o tres gomas del pelo. Sólo quería que me lo envolvieran.

 Que alguien envuelva algo me produce un efecto hipnótico, pero cada vez envuelven menos, cada vez se usan más las bolsas de plástico. Hasta las farmacias, uno de mis últimos reductos de envolvente placer, han caído en sus redes. (…) Aprendamos a envolver, que llega la Navidad, y todos tenéis que hacerme muchos regalos muy bien envueltos, aunque sean gomas de borrar.

He querido empezar el post de hoy con este extracto de www.lacoctelera.com porque resume perfectamente como me siento respecto a los envoltorios. Creo que lo importante no está solo en el interior.

original www.facilisimo.com

original www.homeoflovelyideas.com

Muchas veces dedicamos mucho esfuerzo a buscar el regalo perfecto pero luego dejamos totalmente al azar el envoltorio. Vale que es efímero y casi siempre será maltratado (y tirado a la basura)… pero merece la pena un pequeño esfuerzo más y crear un regalo “redondo”.

En el mercado existen muchos papeles con diseños de lo más variado y múltiples texturas a los que solo hay que añadir un poco de arte a la hora de doblar en papel. Mil veces he oído eso de “es que a mi envolver se me da mal” ¡Venga ya! ¡No seas vago! Además, hay mil webs en internet donde te enseñan a envolver de forma diferente y sencilla como en Zona de Manualidades. Una de las tiendas donde podréis encontrar muchos tipos de papeles, diseñados o no, es en La Riva, unos amigos que ya os he presentado antes.

zona de manualidades

También podemos crear nosotros el papel aunque eso lleva más tiempo y el acabado depende, en gran medida, de los mañosos que seamos. En Internet encontraremos grandes ideas como las estampaciones que nos propone  El taller de las cosas bonitas  nos hace unas propuestas muy chulas para hacer estampaciones sencillas y baratitas.

eltallerdelascosasbonitas.com-como-hacer-estampaciones-caseras

… o simplemente poner papel blanco y que lo coloree quien reciba el regalo 😉

original www.decoraymas.com

…. o usar papel craft y un poco de hilo…

original www.theoutletroomcom

… o dibujando con boligrafos….

animalianimali2

Si nos gusta el aspecto vintage también podemos hacer envoltorios reciclados con papel de periódico, pequeñas blondas para pasteles y un poco de cinta. Un poco de pegamento o grapas para cerrar el sobre y un punzón o cutter para hacer los agujeros y ya está.

envoltorio reciclamobel.blogspot.com

También se pueden reciclar cajas de pringles… solo necesitas las cajitas limpias y un poco de papel de regalo ¡Me encanta esta idea para regalar cosas pequeñas como caramelos, gomas de pelo o galletitas!

pringles pringles2 pringles3

… vamos, que no solo de papel viven los regalos. También podemos meterlos en latas (cual sardinas) en globos inflados con aire o helio (ojito no perdamos el regalo entre las nubes, por un error), bolsitas o cajas diseñadas, etc… dependiente del tamaño del regalo, las posibilidades son infinitas.

saco envoltorio

Estoy convencida que la diferencia la marcan los pequeños detalles y por ello con escatimo en ellos. Una de últimas cosas que se me han ocurrido (y queda genial) es sustituir el típico lazo del envoltorio por una figurita de papel hecha con papiroflexia y si hay una empresa que hace verdaderas maravillas es Minimum  ¡Me maravillan el diseño de sus papeles Además, si eres manitas, organizan cursos de papiroflexia.

rosas_origami_papiroflexia

…en fin… pero volviendo al principio, que a mi lo que me gusta cuando compro algo es que lo envuelvan y si es de forma bonita ¡mejor! La tienda que envuelve con gusto me fideliza como cliente!! Entiendo que el envoltorio, dependiendo el tipo, encarece el producto… y que esto no sería muy viable en una pequeña papelería que venden gomas, bolígrafos y pequeño material de escritura (ya que se les iría todo el margen comercial en eso) pero siempre se pueden encontrar formulas más atractivas que la dichosa-bolsita-de-plástico-blancas. De hecho, prefiero mil veces por elegante y cuidadosa con el medioambiente las bolsas de papel reciclado o de craft.

Una de las tiendas que tienen el envoltorio que más me gusta es Flamenco. La ropa y los complementos son una pasada pero la bolsa en la que te llevas lo que has comprado es de por sí un regalo. Hay muchas veces que cuando tengo que hacer un regalo, compro allí cualquier detallito solo porque me aseguro que el pequeño broche que pago se convierte en un gran broche solo con la bolsa.

BOLSA FLAMENCO

Otras de las webs donde encuentras envoltorios geniales, además de regalos “distintos”, es  Mr Wonderful. Todos sus artículos tienes un aspecto artesanal y es que el mimo con el que diseñan todas las piezas es increíble. Cuidan hasta el envoltorio con el que mandan el paquete. Para mi, son desde hace mucho un ejemplo a seguir y en su blog Muy Molón hay un montón de ideas que te sorprenderán ¡seguro! Es una web muy-muy-muy recomendable.

muymolon2muymolon

Bueno, pues nada, os dejo para que podáis ir pensando qué envoltorio usareis para vuestros regalos de estas navidades y me despido hasta el próximo año que ¡me voy de vacaciones! y le prometí a mi marido que esta vez las vacaciones serían solo para descansar.

¡Qué entréis con buen pie en el 2014! Un beso muy grande

Esther Morillas

Colaboradora de Pymecom

Podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

No abrir hasta el seis de Enero

¿Habéis  comprado ya los regalos de reyes? Seguro que la mayoría de vosotros aún no…

Todos los años estamos con el mismo problema de los regalos: lo dejamos hasta que apenas tenemos tiempo y empezamos a agobiarnos.. porque con estrés se piensa muy-muy mal  y terminamos comprando cualquier “cachivache” aún sabiendo que seguramente tendrán que descambiarlo…

Comprar regalos y acertar puede parecer una tarea difícil pero es más práctica que otra cosa. Es verdad que hay personas detallistas que siempre parecen tenerlo más fácil pero no desesperéis que , en este caso, no aplica eso de que “lo que natura no da, Salamanca no presta”. Es cuestión de dedicar un poquito de tiempo.

A mí hay años que también me supone un quebradero de cabeza dar con los regalos apropiados… pero intento pensar en ellos durante todo el año de forma que cuando llegan estas fechas ya sé, más o menos, que voy a comprar a cada cual. De todos modos, el problema que yo veo con las compras navideñas es que tampoco puedes planificarte y hacerlas dos meses antes porque si quieres dar la opción de descambiar el obsequio, el ticket de comprar no puede tener más de 15 o 30 días ¡Yo iría sin ninguna duda a comprar donde me diesen dos meses para descambiar en estas fechas! Me facilitaría tanto las cosas poder comprar en noviembre… (¡Ahí va un consejo para que los comercios locales generen negocio!)

original www.estrela.over-blog.es

1o CONSEJOS PARA ACERTAR CON LOS REGALOS

Consejo 1: Conocer los gustos de quien recibe el regalo. La clave para acertar con el regalo está en conocer a la persona que lo va a recibir. Aquí hay que se un poco detective o tirar de intuición.

Para los noveles en este asunto, yo les diría que se hagan con unas tarjetitas de esas que venden en las papelerías y que son la versión 1.0 del power point. Cada persona, una tarjeta. En cada tarjeta, las características y gustos de cada persona… y a deducir qué regalo les gustará. ¡Ah! Y lo regalos no tienen por qué ser solo cosas materiales ¡regalar experiencias siempre es un éxito!

A papá, que le encanta contarnos las historias de “cuando yo era joven le puedes regalar un periódico del día que nació (cosa que puedes adquirir en http://www.periodicoshistoricos.com.

periodicos historicos

A mamá que le encantan las manualidad y se pasa hora haciendo pequeñas obras de arte, le regalaré un curso de papiroflexia en Minimum.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A mi hermano que es un sibarita del vino y le encanta todo lo relacionado con este mundo, le regalaré una caja de Tagonius que es un vino que he descubierto hace poco y ¡me encanta!

www.tagonius.com

Consejo 2: Halagar debe ser el principal interés a la hora de regalar. Queremos que se sienta especial para lo cual es importante, además de conocer sus gustos, tomarnos tiempo en pensar y preparar el regalo. ¿Qué os parece regalar a nuestra madre, que le encanta las plantas, un curso de decoración con plantas? Si además vamos con ella, el regalo será redondo.

Si sois manitas, está muy de moda la artesanía, el “do it yourself”, ¡mayor dedicación no puede haber! Puede ser artesanía culinaria (galletas decoradas, cupcakes, etc) o manualidades… encontrareis mucha información a este respecto en Internet pero a mí hay dos sitios de manualidades que me gustan mucho:  “Mummycrafts”  y “Manos Maravillosas” ¡Os invito a conocerlas!

Consejo 3: Sorprender. Hacer un regalo original no siempre es sencillo pero merece la pena intentarlo. Puede ser original porque no se pueda adquirir fácilmente, como algo que hayamos traído de un viaje, o porque no sea algo que se comercialice habitualmente como por ejemplo regalar una estrella ¡seguro que tú tampoco sabías que se podían regalar estrellas! pues echa un vistazo a http://www.comprarunaestrella.org

estrellla - hacerregalos.com

Consejo 4: El regalo debe tener un componente emocional. ¿Por qué nos gusta tanto a los papás los regalos que hacen nuestros niños en el colegio? Por todo el tiempo que le han dedicado y porque su emoción al dárnoslo es un regalo en sí mismo. Regalar algo que emocione siempre es un acierto: álbumes con fotos especiales, recuerdos de la infancia, cosas que sabemos que están buscando desde hace tiempo y no encuentran, etc. En www.hofmann.es podremos encontrar muchas ideas para personalizar nuestros regalos con fotografías.

hoffman

Consejo 5: Tener empatía hacia el agasajado. Aquí toca recordar que el regalo lo hacemos nosotros pero no es para nosotros, es decir, que lo importante es que le guste a la otra persona. Si él es una amante del rock, da igual que a nosotros nos horrorice esa música, le compraremos unas entradas para un espectáculo de rock, no para un concierto clásico. Del mismo modo, no compraremos una falda a alguien que siempre va en pantalones o un vuelo en avioneta a alguien que tiene vértigo. Es cuestión de sentido común.

Consejo 6: No hacer regalos extremos. Me refiero a que salvo que estemos convencidos de que le va a gustar (porque nos lo ha dicho), no hagamos regalos con características muy marcadas pues estas pueden crear la diferencia entre amar u odiar el regalo. Si a nuestra amiga le gustan las actividades de aventura, mejor regalarle un descenso en canoa (rafting) que un salto en altura (puenting) o si le gusta el arte contemporáneo, mejor regalar una pieza no excesivamente arriesgada.

Consejo 7: No hacer regalos que nos puedan dejar en evidencia. Si no eres un entendido en arte y ella sí, no le regales arte (salvo que vayas a estar muy bien asesorado/a); idem, con los vinos o cualquier otro artículo donde la calidad dependa de muchos factores y no solo del precio o la estética. Tampoco regalaremos imitaciones: es mejor ser que querer parecer. Si no nos llega el dinero para un regalo de “marca” optar por otro más humilde o hacer “piña” con otras personas y hacer un regalo conjunto.

Consejo 8: No hacer regalos que pongan en un compromiso al interesado. Estos regalos son aquellos que quien recibe el regalo debe exponer antes los demás. Para mí el mejor ejemplo de esto son los regalos para la casa. Todos tenemos en mente la típica escena de película donde los dueños de la casa se apresuran a colocar el cuadro que les regaló la “Tia Eleanor” por su boda y que siempre está en el sótano. La ropa, salvo que conozcamos muy bien a la persona, también puede ser un regalo “bomba”; los complementos y accesorios siempre son menos comprometidos.

Consejo 9: No hacer regalos pretenciosos, que tengan un valor o precio excesivo, respecto a la otra persona o circunstancia, pues puede hacer sentir mal (algo totalmente contario a nuestro interés). Además, dependiendo el ámbito puede generar malas interpretaciones.

Consejo 10: No dejar las comprar para el último momento. Las cosas hechas con prisa rara vez tienen un buen resultado ¡todos lo sabemos! Vete practicando todo el año: Si voy por la calle y veo un brazalete que sé que a mi madre le encantaría, lo compro aunque queden cuatro meses para su cumpleaños o si leo en una revista algo sobre unos cursos de vinos que a mi hermano le encantarían hacer, tomo nota. Me cuesta ponerme a pensar bajo presión así que me gusta disfrutar de las sorpresas de cada día: estar pendiente de ello me facilita el trabajo cuando llega navidad o los cumpleaños.

Encontrareis muchos más consejos e ideas en mi e-book “El arte de regalar”, que podéis leer y descargar de forma totalmente gratuita  en issuu. Y si tenéis problemas para encontrar alguno de los regalos  propuestos u tienes problemas para encontrar algo que tienes en mente, no dudes en dejar un comentario y seguro que podremos encontrar el regalo perfecto entre todos.

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

De comidas, cenas y sales de fruta

Por si no lo había dicho antes ¡Me encanta la Navidad! Adoro poner el árbol y el Belén en casa, adoro las calles iluminadas e incluso adoro ese afán consumista que nos arrastra cada año por estas fechas… pero reconozco que hay una cosa a la que tengo mucho miedo y son las comidas y cenas de Navidad. Sí, lo reconozco,  soy de las que come hasta quedar cual pavo relleno y luego ¡claro! a sufrir digestiones pesadas y pantalones que no abrochan. Hay años, que incluso estoy deseando que acaben las fiestas solo para dejar de comer y ponerme dos días a piña y pollo y otros dos, a agua y acelgas.

El caos digestivo que suele acompañar a mis Navidades solo se ve recompensado parcialmente por lo que es la organización de la cena o comida que toque celebrar en mi casa… porque no hay nada que más me guste que ponerme a cocinar y preparar una mesa “bien puesta” como diría mi madre. Este año toca en mi casa la comida del 25… lo cual es genial porque tengo que confesar que yo soy más de Papá Nöel que de Reyes Magos… ¡No os podéis imaginar mi salón ese día! Con un árbol de Navidad con más luces que el de la Puerta del Sol y una mesa repleta de bandejas, platos, copas y decoración Navideña… ¡se me llenan los ojos de lágrimas solo con pensarlo!

Para mí la decoración es lo primero. La panza, lo segundo. No es que el menú no sea importante si no que no me supone ningún quebradero de cabeza. No es por “echarme flores “, pero a mi cocinar se me da bien… en parte gracias mi pobres cobayas (léase, amigos y familiares) que durante todo el año me dejan experimentar recetas culinarias y,  por otra parte, gracias a mi adorada-y-nunca-suficientemente-estimada Thermomix. Además, no puedo olvidarme de dos amigos a los que sigue fielmente a través de sus blogs: Velocidad cuchara, si tenéis mi robot fetiche, y webosfritos para todo lo demás.

En fin… que casi todo mi esfuerzo queda concentrado en aquellas cuestiones que para mucha gente es complementario: las invitaciones, el montaje de la mesa, los letreros con los nombres de los invitados, etc… ¡Manos a la obra!

¿Qué es lo que diferencia la comida de Navidad de otra celebración cualquiera? Para mi, la decoración. Si bien es cierto que “el hábito no hace al monje”, en el caso de las comidas, el cómo se “vista” la mesa es lo que las hace más o menos especiales. En otros tiempos seguro que el menú marcaba por sí mismo la diferencia -me viene a la mente mi madre contándome que cuando era pequeña solo comían pollo el día de Navidad- pero en los tiempos que corren, pocos platos quedan totalmente relegados para Navidad o Fin de año (salvo en los casos en que la crisis obligue). Seguramente el mismo cordero que cenes en año nuevo es igual al que comiste hace dos meses… solo que esta vez, el mantel es rojo con dibujo de renos. Así que, lo dicho, además de ser Navidad, tiene que parecerlo.

Imagen

Vamos a empezar por la mesa que será el “altar” de nuestro salón. Con vuestro permiso voy a extenderme un poco en algunos de los pasos porque  me gustaría explicar que cada elemento del protocolo, por vacio que parezca, en realidad tiene un motivo bien justificando (más allá de las estética).

Para mí no hay mesa bien puesta que no lleve un muletón . El muletón para quien no lo conozca, es una pieza de algodón o lana con un lado impermeable (similar al plástico) y con el otro afelpado. Es parecido al “hule”  de toda la vida pero más grueso y de más calidad. La gente suele usar el muletón como si fuese un hule, con la parte afelpada hacía la mesa y la parte plástica hacia el mantel pero su posición es ¡exactamente al contrario! La función del muletón no es tan solo evitar que los líquidos que se viertan manchen la mesa (que es la única finalidad del hule) si no hacer que lo que pueda derramarse manche lo menos posible el mantel: eso solo se consigue si la parte afelpada queda directamente bajo la tela, absorbiendo entre sus fibras el liquido derramado (al llevarlo hacia el interior) e impidiendo que la mancha se extienda. Además, poner la parte plástica contra la mesa impide que el mantel pueda deslizarse, evitando que se caiga lo que haya sobre él.

Sobre el muletón va el mantel. A mí me gustan los manteles de colores lisos y neutros (el color ya lo darán otros elementos) pero para gustos los colores. Lo que sí es interesante es tener un mantel cuyo acabado no parezca sintético y no colocarlo con las arrugas propias de haber estado doblado en el cajón. El tamaño del mantel debe permitir que cuelgue de cada lado unos 20-30 cm. Esta distancia permite para tapar el muletón y evitar que la superficie quede descubierta si el mantel se mueve pero no es tan larga como para molestar a los comensales o correr el riesgo de que el mantel se  líe entre las piernas provocando que alguien lo arrastre al levantarse.

El puesto de cada comensal lo marca un bajo plato, o plato de presentación o de servicio. Su finalidad, además de decorativa, es preservar de manchas el mantel. Actualmente, se venden pequeños manteles individuales o tapetes (de tela, ganchillo, fieltro, etc), que sustituyen al bajo plato; hay quien usa ambos elementos a la vez pero a mí, personalmente, me parece excesivo. También hay pequeños manteles tipo carril, o camino de mesa, que cruzan la mesa a lo ancho sobre mantel, sustituyendo a los bajoplatos de dos puestos enfrentados a cada lado de la mesa. Depende del gusto de cada cual pero para mí no hay nada como el bajo plato de toda la vida… aunque confieso que hace años que no lo pongo porque no coge: en mi mesa navideña cada milímetro está más cotizado que el metro cuadrado en la calle serrano de Madrid.

Imagen

El espacio mínimo entre comensales, para que cada invitado pueda comer con comodidad, son 60-65 mínimos. Como nuestra mesa no es la de la familia real británica, se hace a ojo… además, si las sillas que vamos a usar son las típicas de salón, ellas mismas y el espacio libre necesario entre cada una, ya nos obliga a dejar mínimo esos 60-65 cms.

La mesa se monta como si todos los comensales fuesen diestros por lo que cada elemento está situado pensando en esta circunstancia. Hay a quien le puede parecer que el protocolo para montar una mesa es muy complicado pero en realidad, solo hay que tirar de sentido común:

  • Las servilletas se dejan en el lado derecho porque se despliegan con esa mano para colocarla sobre el regazo, si fuesen de  tela. Dejarla en el lado izquierdo también es correcto (de hecho, generalmente se pone ahí para equilibrar el montaje ya que el lado derecho suele tener más elementos colocados). Hay a quien le gusta hacer florituras con la servilleta y/o dejarla sobre el plato; también está bien aunque en mi opinión cuanto menos se manipulen los elementos de la mesa, mucho mejor por razones de higiene.
  • El pan se pone delante del plato, en el lado izquierdo, pues este se coge con la mano izquierda para cortarlo y comerlo con la derecha.
  • El plato de la mantequilla se pone en el lado derecho, pues se usa dicha mano para coger y untar la mantequilla sobre el pan que tendremos en nuestra mano izquierda.
  • Los cubiertos se colocan en el lado de la mano con la que se va a usar: a la izquierda los tenedores (se usan con esa mano en el caso de usar junto al cuchillo) y a la derecha los cuchillos y las  cucharas. El orden, desde fuera hacia el plato, es en el que se van a usar: tendremos más lejos del plato los cubiertos que usaremos al principio y más cerca del plato los que usemos al final. Los cubiertos de postre, delante del plato, pues se usarán cuando el resto de elementos ya se hayan retirado y no molesten.
  • Los vasos y copas se colocan, de derecha a izquierda, el de vino tinto, el de vino blanco, el de agua y el de cava. Delante de estos estos, la copita de coñac y, más a la derecha, la taza de café.

Imagen

Superconsejo: ¡Simplificad la mesa lo máximo posible! Demasiados elementos arruinan la decoración: cansan la vista y molestan a la hora de comer. No pongáis elementos que no se vaya a usar solo por adornar. La taza del café, se puede poner cuando vaya a tomarse, una vez recogida la mesa; idem, con la copita de champan o de coñac o el plato del postre. Cada uno tendrá que valorar como es su mesa para hacer el montaje pero, generalmente, el espacio (pensando que aún tiene que quedar zonas libres para sacar la comida), no sobrará.

Si queréis indicar el puesto que ocupará cada invitado, podéis poner un cartelito delante de cada sitio, sobre la mesa o encima del plato. Dejad volar vuestra imaginación y crear un cartel especial acorde al evento. Yo a veces suelo aprovechar y en la misma tarjeta pongo el menú como si de una boda se tratase. Si lo personalizamos y queda bonito, más de un invitado se lo llevará de recuerdo ¡para mi es un gran premio!

La distribución de los comensales en la mesa es una cuestión propiamente de protocolo pero es un tema extenso para tratar ahora, así que lo dejaremos para más adelante. Estas navidades, usad el sentido común que hasta ahora os habrá funcionado tan bien.

Imagen

Si queréis añadir decoración complementaria a la mesa, pensad bien qué elegir y dónde colocarla: pueden ser servilleteros, centros de mesas, etc. Yo suelo ser bastante minimalistas porque creo que la decoración debe estar al servicio de la utilidad y no al reves: si algo no aporta nada a la mesa, mejor fuera y que no moleste. En cualquier caso, yo solo dejo la decoración a modo de presentación pero la retiro cuando voy a servir la mesa.

Si vosotros preferís dejarla decorada, tened en cuenta que los elementos ornamentales no deben molestar ni por su ubicación ni por su altura (que no impida a los comensales verse y conversar entre ellos), no debe manchar la comida (como en el caso de hojas secas que tienden a desprenderse), ni contener productos tóxicos (como pinturas, purpurinas, etc) y no deben tener olor (que pueda alterar el propio olor de los alimentos). Además, yo desaconsejo totalmente las velas por muy bonitas que queden o, al menos, recomiendo que durante la comida estén apagadas para evitar accidentes en un sitio donde las telas, papeles y alcoholes están muy presentes.

Imagen

En internet hay muchas ideas para montar la mesa pero a mi una de las que más me inspira es El sofá amarillo que se dedica a organizar bodas y eventos. Cada detalle, es una sorpresa y el montaje final, un completo éxito ¡lástima no haberlo conocido cuando organicé mi boda!

… y para terminar, me gustaría tratar brevemente el tema de los regalos que suelen traer los invitados: un anfitrión debe saber ser agradecido. Si nos traen un obsequio, lo abrimos en el momento de recibirlo – delante de quien nos lo trae – y lo agradecemos… pero no estamos obligados a usarlo en esta ocasión. Si nos traen vino, no hace falta que se tome durante esa comida, sobre todo si no “pega” con el menú o no está a la temperatura adecuada, pero se le debe indicar a nuestro invitado previamente; si insiste en abrirlo, yo optaría por seguir su consejo para no ofenderle. Los bombones, postres y dulces sí estamos obligados (protocolariamente, hablando) a ofrecerlos a los invitados durante la comida. Si son flores, las podremos en agua y las colocaremos en un sitio adecuado, pero no hace falta que sea el salón ni la propia mesa, especialmente si tienen un olor intenso o no sabemos si alguien puede ser alérgico.

El tema de los regalos es muy extenso y no tan sencillo como pudiese parecer. Creo que es un tema importante en las fechas que estamos por lo que de ello tratará mi próximo post… pero si alguien no puede esperar hasta la próxima semana, podeis consultar mi e-book “El arte de regalar” que podeis leer y descargar gratuitamente desde issuu.

El Arte de Regalar Ebook Esther Morillas Pymecom

Bueno… y ahora ya solo queda a pasarlo bien, disfrutar de la comida… y no olvidarnos de tener en la despensa sales de fruta… por si me paso como siempre.  Bon appetit!!!

Esther Morillas. Colaboradora de www.pymecom.net

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

PAPA NÖEL LLEGA A LA OFICINA

Cuando llega la navidad, lo hace a todos sitios ¡A la oficina también! Todas las empresa a estas alturas llevan ya varias semanas preparando su propia Navidad… y la que no lo esté haciendo ya ¡mal va! Las cestas de navidad, los christmas, las comidas o cenas de empresa, los eventos con clientes… La Navidad es uno de los mejores momentos para generar negocio y no solo me refiero a las ventas.

¡No seamos inocentes! Ninguna empresa celebra su Navidad por su espíritu navideño. Las empresas son entidades con ánimo de lucro y todas sus acciones están encaminadas hacía dicho “lucro”. Con esto no quiero decir que no disfruten con estas fechas pero toda actividad tiene  por objetivo generar beneficios, económicos o no.

Igualmente tengo que recalcar a las empresas que vean las acciones de Navidad como un gasto ¡que se equivocan! Las acciones de Navidad, bien planificadas y ejecutadas, son unas de las mejores y más económicas inversiones que una empresa puede hacer por su negocio.

Es importante que las empresas descubran el modo de aprovechar la Navidad como una herramienta de ventas.  Sé que suena “frio” unir en la misma frase “Navidad” y “herramienta de ventas” pero esto es lo hay.  Cuando cada uno de nosotros recibe en su casa un christmas de la óptica donde generalmente compra las gafas, una invitación a una cena de un proveedor o, incluso, cuando nuestra propia empresa nos hace partícipes de la cena de Navidad, nunca es un acto totalmente desinteresado. C’est la vie!!

La Navidad como herramienta de ventas: los christmas

1xmast blog.athento.com

2xmast www.charhadas.com

Partamos de la base de que la Navidad es un buen momento para volver a ponernos en contacto con nuestros colaboradores, proveedores y, especialmente, clientes para recordarles quienes somos, dónde estamos y qué podemos hacer por ellos. Mandarles publicidad no solicitada podría molestar o incluso incurrir en una acción se spam; si lo vestimos con espumillón y deseos de feliz año, ya no solo no molesta si no que se suele agradecer.

El Christmas es la primera (aunque no la única)  herramienta de ventas que podemos utilizar en estas fechas: debe servir para estrechar lazos profesionales con nuestro destinatario y como soporte publicitario.

Para lo primero, es imprescindible que nuestro christmas además del texto impreso mecánicamente, se añadan unas líneas (por breves que sean) manuscritas. En el caso de clientes importantes, cuánto más personalizado este dicho texto, mejor.  No es lo mismo que mi proveedor me mande un christmas con un texto estándar (el mismo que reciben otros doscientos contactos)  que recibir una nota a mi nombre agradeciéndome “tal cosa”. Este trabajo implica dedicar algunas horas y, por lo tanto, debe planificarse con tiempo.

Es importante tener una bases de datos óptima que nos facilite este trabajo ya que es tan importante no duplicar (para ajustar costes) como no olvidarnos de nadie por omisión (sobre todo si se manda más de una tarjeta a una empresa, para diferentes personas, y solo se lo mandamos a tres de los cuatro contactos que tenemos).

Hay empresas que envían un christmas por empresa y otras que optan por enviar uno a cada contacto. La primera opción es menos arriesgadas, pues no nos dejamos a nadie en “el tintero” aunque es más fácil de personalizar la segunda opción. Cada empresa debe analizar sus objetivos y sus posibilidades económicas y de recursos y actuar consecuentemente.

Por otro lado, el Christmas es un fabuloso soporte publicitario por ello es muy importante determinar el lugar que ocupa nuestro logotipo dentro del diseño de la tarjeta. El mejor lugar para colocarlo es la portada, para lo cual deberíamos customizarlo con un diseño navideño. El segundo mejor lugar, en la hoja interior derecha junto a nuestra dedicatoria (salvo que nuestro christmas tenga un diseño horizontal ya que al exponerlo las caras interiores queden totalmente ocultas)

LOGOTIPO NAVIDAD

También es fundamental planificar cuándo enviamos los christmas. Lo ideal es enviarlos la primera o segunda semana de diciembre, de modo que nuestra tarjeta navideña quede expuesta al menos tres semanas (casi todas las empresa hacen una exposición de los Christmas recibidos); de esta forma, el R.O.I. (retorno de la inversión) será más favorable.

Los christmas pueden ser diseñados “ad hoc” en base a nuestros intereses o comprar un modelo estandarizado. La primera opción, bien diseñada y ejecutada, tiene un gran impacto publicitario pero también es más caro. La opción de comprar una modelo estándar es más económica aunque menos impactante, ya que se parecerá mucho más a las otras muchas tarjetas que nuestro contacto recibirá. En cualquier caso, siempre podemos generar valor añadido con dedicatorias personalizadas y/o adquiriéndolo a asociaciones con fines altruistas.

Con las llegadas de las nuevas técnologias, no hay empresa que se precie que no envíe sus christmas en formado digital. Normalmente, estos no sustituyen a los christmas tradicionales sino que sirven de refuerzo. Lo ideal, es que sigan una misma línea de diseño ambos christmas. El tipo de  christmas digital depende de las capacidad de inversión de la empresa. Los christmas digitales se envían la misma semana de las fiestas (generalmente, próximo al día 25 de diciembre).

Últimamente se ve a menudo (aunque no tanto como para no sorprender) tarjetas que en la portada tienen la caricatura del equipo profesional que componela empresa: es una buena idea para personalizar el christmas, estrechar lazos (nos permite darnos a conocer físicamente, aunque sea en modo de caricatura) y hacer publicidad de nuestra empresa (por el impacto visual de la tarjeta)… aunque la inversión es elevada. Un ejemplo, es esta nevada tarjeta de Sika.

caricaturas sika

Una buena forma de reforzar nuestra acción publicitaria es llamar a posteriori con la excusa de confirmar la recepción del christmas (sobre todo si este iba personalizado a alguien en particular), así podemos felicitar las fiestas de forma personal…  y ya de paso aprovechar para hablar de un nuevo producto o proponer una visita comercial. Mi consejo es que cualquier otra acción que complemente el envío de christmas también se incluya en dicho prepuesto pues el seguimiento telefónico es una partida que puede encarecen notablemente nuestros deseos de felices fiestas. No olvidemos que el gasto más caro es el que no se contempla pues al no valorarse correctamente difícilmente lo convertiremos en una inversión.

 … pero, bueno, lo que no hay que olvidar, al margen de nuestros objetivos de ventas, es que estamos en Navidad y el espíritu navideño nunca se ha de perder…  y la mejor forma de llamar la atención de nuestro destinatario es ¡emocionarle! y precisamente emocionar es lo que logra Corneto con su campaña “Cupidity”:  una historia preciosa con final feliz, de las que te tocan el corazón.

Y para seguir ayudándoos con las compras de Navidad, os invito a que conozcais la web Charhadas que seguro que os gusta tanto como a mi.

Hasta pronto!!

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro.

Esther Morillas. Colaboradora de www.pymecom.net