3 consejos para desarrollar discursos efectivos.

Yo soy de ponerme roja en seguida. Roja, si me da algo vergüenza. Roja, si miento. Roja, si me enfado. Roja, si bebo una copa de vino… y eso, cuando se es blanca como la porcelana, no hay forma de esconderlo. Así que podéis imaginaros como estaba el día que me puse a hablar en público por primera vez.

¿Vosotros habéis hablado alguna vez en público? ¿Os acordáis de vuestra “primera vez”? Yo sí… con horror!!! Recuerdo a mi jefe pidiéndome que diese un curso ¡Casi me da algo! Mi cara debió ser un “poema” porque hasta me preguntó si tenía algún inconveniente. “No, para nada. (silencio incomodo)”. Ya han pasado unos “cuantos” años y reconozco que se me sigue acelerando el pulso los primeros minutos… pero he aprendido a controlar la adrenalina que me produce enfrentarme al público.

A la hora de preparar una ponencia, es fundamente trabajar nuestro discurso (repasándolo, corrigiéndolo y practicándolo mil veces) y su presentación no solo desde el punto de vista informativo o técnico, si no también desde el punto de vista de la comunicación. ¿Qué hago? ¿Cómo lo hago? ¿Cuál es mi objetivo? ¿Qué hago para alcanzarlo? ¿Cómo hago para captar la atención de los oyentes?

Existen tres claves:

  • Hacer que el oyente se sienta importante.
  • Captar su atención.
  • Mantener la expectación durante todo el discurso

 

PRIMERA CLAVE: Hacer que el oyente se sienta parte importante de la ponencia.

Nuestros oyentes necesitan sentirse parte importante del evento a fin de “acercarse” emocionalmente a nosotros. Empezar agradeciendo su presencia, de forma sincera, es un buen comienzo. Si además nos preocupamos en investigar quien es nuestra audiencia (sector, intereses comunes, etc) y adaptamos nuestro discurso a ellos, también nos hará ganar puntos. La guinda final, la pondrá que sepamos integrarlos en el discurso, hablando de “nosotros” mejor que de “mi” o “vosotros” y haciendoles participar en el argumento mediante preguntas o imperativos.

En el caso de grupos pequeños es una premisa ineludible investigar quienes son nuestros oyentes, saber a que se dedican y conocer su nombre. Además, podemos prever unos cartelitos o pegatinas para que cada cual escriba su nombre y se mantenga identificado durante la presentación, especialmente si está previsto que participen activamente. ¿Para qué? Para poder dirigirnos a ellos por su nombre. El nombre propio es la palabra que más nos gusta oír así que ¡usémoslo en nuestro beneficio! Que Sergio nos pregunta algo, contestémosle personalizando la respuesta. “Gracias por tu pregunta, Sergio. Pues…”. La empatía que sienta hacia nosotros, cambiará si se siente “único” en vez de uno más.

SEGUNDA CLAVE: Captar la atención de nuestros oyentes.

En realidad, captar la atención de nuestros oyentes no es difícil; de hecho, al principio los ojos de todos ellos están “clavados” en nosotros, esperando a que comencemos hablar. La cuestión está más bien en ser capaces de mantener dicha atención durante toda la ponencia. Tres buenos consejos que a mi me funcionan muy bien son hablarles sobre ellos mismos, adecuar nuestro discurso a las características propias del grupo y apoyarnos en material visual que de valor añadido a nuestras palabras.

1)   Tratar cuestiones que de verdad interesen a los oyentes es una forma de involucrarles en nuestro discurso. Si lo que les vamos a contar no les “sirve”, desconectarán con facilidad. Benjamin Franklin decía “Cuéntame y olvidaré; enséñame y recordaré; involúcrame y aprenderé”.

2)   Modificar nuestro discurso para adaptarnos a nuestro público refuerza el punto anterior. No solo debemos contarles cosas que les vayan a beneficiar, sino que debemos hacerlo en la forma que mejor capten el mensaje: utilizar un vocabulario y jerga apropiada, usar ejemplos antes de teorías y desarrollar las ideas de forma sencilla.

  • Usar vocabulario y jerga apropiada>> Si no hemos podido prepararlo de antemano por no conocer a nuestra audiencia, tendremos que ir adaptándonos sobre la marcha pero es muy importante comunicarnos de forma efectiva: ni demasiado compleja (usando términos o conceptos inteligibles para el nivel social o cultural de quienes escuchan) ni demasiado básica (que parezca que les tratamos como tontos). Ambos casos provocan rechazo y falta de atención.
  • Evitar ideas abstractas>> Es más fácil comprender las ideas si son ejemplos. Steve Jobs de Apple era un genio en eso! En vez de decir que su nuevo iphone tenía 4Gb de memoria les contaba a sus clientes que el nuevo teléfono les permitiría guardar ¡y disfrutar! 10.000 canciones.
  • Desarrollar ideas sencillas>> Einstein decía que “si nuestro mensaje no podemos transmitirlo de forma totalmente clara, es que nosotros mismos no lo entendemos suficiente”. Si nuestra ponencia nos parece compleja a nosotros, que la hemos preparado, imaginad cómo les parecerá a quienes la van a oír una única vez. Esta es una cuestión a la que debemos prestar máxima atención; si nuestros oyentes se sienten perdidos, facilmente desconectarán.

3)   Usar material visual que apoye nuestro discurso. Este debe ser  esquemáticos (con muy pocas palabras, para que su lectura no distraiga), visuales (que enfaticen nuestro mensaje) y desarrollado  a partir del discurso (no a la inversa!!) para darle valor añadido.

Si el material es “denso” (balance completo de resultados, por ejemplo) deberemos valorar entregarlo como anexos que se puedan consultar más adelante ¡no durante nuestro discurso! salvo en aquellas partes que sean imprescindible para defender nuestra ponencia.

 

TERCERA CLAVE: Crear un discurso fácil de seguir.

Lo realmente importante a la hora de hacer una presentación con éxito es  crear un discurso ágil. Si nuestra ponencia causa fatiga (mental) por su complejidad, densidad o falta de ritmo,  la gente “desconectara” aunque no quiera.

1. Nuestra audiencia debe saber en todo momento hacia dónde se dirige nuestro discurso. No es lo mismo emprender una carrera cuando sabes dónde está la meta (tus esfuerzos están dirigidos en alcanzarla) que cuando corres sin saber a dónde vas y por lo tanto es más fácil que te “disperses”.

A mi me suele funcionar el comenzar presentación un “flash back” que sirva de gancho – como esas películas que empiezan por una escena “superemocionante” del final y luego va el “tres años antes…”: expongo mi idea principal en su punto más emocionante, anticipando parte del desenlace a fin de crear expectación, y luego comienzo mi presentación enfocándola hacía la idea que ya he adelantado.

2. Desarrollar nuestra ponencia a modo de historia.  Neurológicamente nuestro cerebro es más capaz de recordar historias que ideas abstractas.  Por ello es importante desarrollar la ponencia como si de una “pelicula” se tratase: con una introducción, un desarrollo y un desenlace.

Según John Kotter (Ponente y profesor del programa de Alto potencial de liderazgo de la Escuela de Negocios de Harvard), se mantiene mucho mejor la atención cuando nos cuentan una “historia” que si nos enumeran tan solo  gráficos y datos; si estos son imprescindibles para nuestra presentación, hemos de ser capaces de integrarlo en “la historia”.

3. Hemos de desarrollar nuestro discurso centrándonos en tres ideas principales.  Hay una expresión latina que dice “Omne trium perfectum” que significa algo así como que “todo lo que se divide en tres tiene un desarrollo perfecto”. En publicidad este principio se usa mucho: es el “bueno, bonito y barato” o el “más rápido, más potente y más seguro”. Hemos de ser capaces de aplicarlo en nuestros discursos que, en el fondo, no son sino la publicidad de nuestras ideas.

Nuestro cerebro funciona memorizando grupos de tres: si le diesemos un cuarto elemento, uno de los cuatro sería olvidado en un periodo de tiempo entre casi inmediato y corto. Por ello, si no podemos centrar toda nuestra presentación en un único objetivo, debemos dividirla en de tres ideas o líneas principales.  Y, consecuentemente, si tuviesemos que crear sub-ideas, siempre irían en grupos de tres.

Al final, de lo que se trata, es de desarrollar un discurso resolutivo, que oriente  y ¡lo más importante! que motive a andar el camino que hemos mostrado. Si nuestro público sale por la puerta sintiendo que ha aprendido algo que les va a ser útil, nos podremos sentir muy satisfechos.

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

Breve historía de la tipografía

El primer post que hice al comenzar la fantástica aventura que es escribir un blog, lo dediqué a las tipografías. Como ya dije entonces, me fascina todo lo que tiene que ver con ellas. Cuidar la tipografía que usamos al escribir puede hacer más fáciles y atrayentes nuestras palabras; elegir la tipografía acertada, además, es una forma sencilla de dotar de estilo, incluso diseño, a nuestras ideas.

La importancia que tienen los tipos de letra y el arte de la composición de textos no es de ahora. Ya los escribas del antiguo Egipto desarrollaban el arte de los jeroglíficos y escritura hierática en papiros, ocupando un lugar destacado dentro de la sociedad egipcia y las jerarquías administrativas.

jeroglificojpghieratica

Dicha tradición fue de algún modo heredada por los copistas religiosos, o amaunenses, que durante la Edad Medía se ocuparon de transcribir de forma manuscrita el patrimonio cultural dentro de los monasterios. Escribas y monjes dedicaban gran parte de su tiempo al arte de la escritura y transcripción de textos.

monje copista + texto

Con la llegada de la imprenta en el Renacimiento, se industrializó el arte de la escritura y el paso de los siglos lo convirtió en un mero instrumento para plasmar ideas en papel.

imprenta

Industrializar los procesos los hace más accesibles para todo el mundo pero obviamente perjudica su faceta artesanal. No es que pretenda que la tipografía recupere el estatus de hace siglos pero reconozco que he emprendido una batalla silenciosa para devolverle, dentro de mis posibilidades, la importancia que se merece tanto en nuestra vida personal como profesional.

La verdad es que querer expresar mi “debilidad” por la tipografía es difícil… pero he encontrado un video que creo que pone en relieve lo interesante que son los tipos de letra. Este video ha sido desarrollado por Ben Barrett-Forrest y hace un repaso de forma cretiva y original al desarrollo de las tipografias modernas. Pinchad en el video o aquí para ver el video.

VIDEO

Si os perdistéis mi post “De tipos va la cosa” ¡Os vuelvo a invitar a leerlo!

… y para terminar, os  invito a todos los que tengais la suerte de estar estos días en la bonita ciudad de Logroño, a conocer la exposición callejera El Paseo de la Tipografía que se podrá visitar hasta el próximo 23 de marzo en la cristalera de la fachada del Centro Caja Rioja en Gran Via, 2. La exposición de este año está dedicada a la tipografía American Typewritter y recoge la obra de 27 estudiantes de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja.

Ah! Y no os olvidéis después, de dar un paseo y tomar unos pintxos por la calle Laurel que pilla bien cerquita…

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

PREZI vs POWERPOINT

Hace ya tiempo que conocí Prezi ¿No sabéis lo que es? Pues es una aplicación que sirve para hacer presentaciones. Más o menos como un Power Point pero muy diferente. Como parecer ser competencia, lo que toca es proclamarse del equipo de “Prezi” o del equipo de “Power Point”… como cuando se tenía que ser del equipo de “Angelina Jolie” o de “Jennifer Aniston”. Nosotros hacemos de todo un partido de fútbol.

IMAGEN CENTRAL

Yo soy bastante rebelde al respecto. Basta que casi todos vayan hacia un sitio para que a mí me apetezca ir al contrario. Supongo que es mi deseo de encontrar sorpresas donde nadie está mirando, o mejor dicho donde quizá estén “mirando” pero no “viendo”.

Al principio Prezi me sorprendió; las presentaciones en Prezi me dejaron con la boca abierta. Es lo que pasa cuando no conoces algo; el que sabe algo más que tú, por poco que sea, te parece “la caña”…  igual que cuando estuve viviendo en Estados Unidos, les parecía que bailaba flamenco como Sara Baras… cuando en realidad solo hacia un burdo intento de bailar sevillanas (jamás les saque de la confusión).

El caso es que inicialmente Prezi me eclipsó el Power Point. Viendo en esta  aplicación un “nuevo horizonte”, especialmente dedicándome al diseño y la comunicación, decidí aprender a usarlo. En seguida me puse en “busca y captura” de un curso de Prezi ¡y allí estaba el muro! No había academias que diesen Prezi… La propia organización de Prezi parecía ser la única en el mundo que daba formación ¡a casi 200€ por 5 horas! y hacían poco más que dos convocatorias al año en Madrid y Barcelona.

Puedo aseguraros que fue difícil encontrar un centro donde aprender a usar la aplicación pero como a cabezona no me gana nadie, lo terminé encontrando ¡y por menos de un tercio del precio de los “otros”! El motivo de buscar otro centro donde aprender no fue el dinero si no que Prezi canceló la convocatoria a la que me apunté y no quise esperar. Pero no creais, que también lo hice a través de Prezi por eso de ver si el “inflado” precio estaba justificado y me enseñaban trucos distintos.

Luego tocó lo que toca siempre que quieres manejar profesionalmente un programa: “trastearlo” mil horas para exprimirlo y ver lo que otros profesionales hacen y cuentan sobre la aplicación. Es difícil encontrar documentos instructivos (la aplicación es muy reciente) pero los hay. El  esfuerzo ha merecido la pena y ya me siento capacitada para hacer de Prezi otro área de trabajo profesional ¡Estoy entusiasmada con un nuevo proyecto que me traigo entre manos! Pero no quiero contar más  mientras se “cocina” a fuego lento en mi cabeza. Espero poder contároslo antes de Semana Santa o verano…

De momento, os puedo invitar a conocer mi cv en Prezi (pinchar aquí o en la imagen)… que es la primera presentación Prezi que he creado a mi nombre y no he borrado, jajajaja ¿Para qué iba a dejar constancia de esos trabajos de iniciación que no aportaban nada a nadie? Estoy satisfecha con mi Prezi de presentación ¿Qué os parece?

CV PREZI_esthermorillas

Volviendo a la aplicación, Prezi es un sistema muy fácil de aprender respecto a sus herramientas de trabajo; nada que ver los programas del paquete office, incluido PowerPoint, con un número elevadísimo de posibilidades y funciones. Pero usar Prezi de forma óptima no solo implica conocer los comandos del sistema (que es lo que enseñan los centros formación que existen)… si no que es fundamental aprender a pensar en Prezi y a desarrollar el argumento de la presentación (story telling), adaptándolo al lienzo de trabajo. Se trata de una forma de desarrollo muy distinto al que haríamos en Power Point. Eso no te lo enseñan en ningún centro. Prometo iros mostrando cositas interesantes de Prezi.

Presentaciones en Prezi. Presentaciones en Power Point.

Presentaciones en Prezi. Presentaciones en Power Point.

Si ahora tuviese que elegir entre Prezi o PowerPoint, no podría pronunciarme. No hay uno mejor que otro, simplemente son distintos: son como una pera y una manzana. Elegir uno u otro solo depende de qué queremos presentar y cómo necesitamos desarrollar el tema. PowerPoint es como un juguete de última generación, con múltiples posibilidades intrínsecas. Prezi es un juguete tradicional, con un mecanismo más sencillo pero donde la imaginación es realmente quien tiene el poder. Supongo que por eso tiene tanto atractivo para quienes hemos hecho del diseño nuestro hobby y/o forma de trabajo.

Si alguno queréis saber más de Prezi, de momento visitad www.prezi.com y como ellos mismo publicitan ¡Dadle al zoom!

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

Las primeras de la clase. Marcas estrella.

Nadie duda de las ventajas que tiene ser el primero de la clase. Tus profesores te tienen entre sus favoritos, tus padres no cogen en sí del orgullo y, si hablamos de la universidad o los ciclos formativos superiores, las empresas se pegan (o se pegaban) por contratarte. La verdad es que está muy bien… aunque no debe ser fácil. Y digo que “no debe ser” porque a todos los alumnos de sobresaliente que he conocido en mi vida les iba eso de la “falsa modestia” – “No… si yo no he estudiado casi”- y luego iban y sacaban un sobresaliente. Y yo, que siempre he sido de sacar notas bastantes decentes a base de quemarme las pestañas ¿con qué cara me quedaba? … de “pringada”.

Ahora, con la perspectiva que da el tiempo, puedo entender que esa “falsa modestia” estudiantil se debía a la vergüenza de ser visto como un “empollón” que era directamente lo opuesto a ser “guay”. Lo malo es que cuando llegamos a nuestra etapa laboral, hemos interiorizado tanto lo mal que está presumir de nuestro esfuerzo que seguimos tirando de la “falsa modestia”, esta vez para parecer más “capaces”. La gente “capaz” consigue sus logros sin demasiado esfuerzo: si tienes que dedicar muchas horas para alcanzar tu meta es porque no eres muy listo. Vaya!!!!!! Y yo, que me paso horas y horas reciclándome, estudiando, yendo a seminarios y ferias, que dedico tanto tiempo a investigar el mercado, a conocer nuevas tendencias, a ver que cuentan los “entendidos”… me tengo que quedar otra vez con cara de “pringada”.

SORPRESA - PRINGADO

Si hay algo que me sorprende de la especie humana es la capacidad que tenemos de tirar piedras sobre nuestro propio tejado. En todos los ámbitos, eh? pero en el sector de la comunicación y la publicidad, que es el que me muevo, lo veo casi a diario – “No, este dossier lo hice en una tarde”, “No te preocupes, eso lo hacemos sin problemas”, “me vino la inspiración y terminé el “en nada”…- ¿Pero como narices no nos van a discutir los clientes los precios? ¿Si lo que hacemos lo logramos porque somos muy buenos, muy capaces, con mucha inspiración, y no porque dediquemos mucho tiempo y esfuerzo? De hecho, no sé cómo me pagan por dar formación… si eso solo me cuesta la hora o dos horas que estoy hablando ¿tanto cuesta mi saliva?

Lo que hay que proclamar, sin dobleces ni “falsas modestias”, es que para alcanzar un objetivo es imprescindible el esfuerzo y que muchas cosas que parecen fáciles, no lo son en absoluto y solo lo parecen gracias al esfuerzo de alguien. “Si quieres volar hasta una nube tendrás que aletear mucho, pajarilla” me decía un profesor. Claro que existe eso que llamamos “suerte” y que nos puede propulsar en un “pis-pas” hasta nuestra nube… pero en ningún caso nos mantendrá en ella. La suerte puede ser sustituida por el trabajo pero al trabajo no lo sustituye NADA.

Pero por poner un tono más amable a este post y ser justos, hay que agradecer a la suerte algunos de nuestros logros. Lo mismo es verdad eso de que la rueda se descubrió al dejar caer un canto rodado o que el fuego fue una chispa que saltó por casualidad… pero, en cualquier caso, me niego a entender la suerte como una magia que nos concede deseos, sino como “el estar en el sitio y momento adecuado”. Si no, que se lo cuenten a muchas marcas de las que yo llamo las “primeras de su clase” ¿Qué hubieren sido de ellas de nacer en otro momento u otro lugar?

Las “primeras de la clase” son aquellas marcas que han conseguido posicionarse tan bien entre el público que su propio nombre se usa como sustituto del producto al que representan, lo cual es “lo más de lo más” en branding. Esto ocurre, por ejemplo, cuando pedimos una Fanta Naranja (marca) en lugar de un refresco de naranja con gas (que hasta suena peor).

Empecemos por recordar qué es la marca. La marca es el nombre e icono(s) que identifican a un producto o segmento de productos de forma exclusiva (para lo cual está la Oficina de patentes y marcas). Esta marca incluye además aquellas cuestiones de empresa que se ven afectada por ella (implementación de la marca) y que en términos de mercadotecnia llamamos branding (brand =marca en inglés).

Las marcas deben pasan por tres estadios necesarios antes de empezar a crecer:

1º Creación marca

2º Diferenciación o identidad corporativa

3º Posicionamiento en el mercado

4º Publicidad

MARCA

(Pinchar en la imagen para ver la animación)

En la primera etapa es cuando se crea la marca y se implementa. La segunda es cuando identificamos aquellas características propias que la hacen diferente y conforman su identidad global… que es lo que te permite llegar a la tercera etapa, donde dicha marca se pone en relación con el resto de productos que le influyen o que le son competencia para poder trazar un plan de marketing. La cuarta etapa es cuando se le da visibilidad en el mercado.

A partir de ahí es cuando la marca puede y debe desarrollar un plan de crecimiento. Sin entrar en valorar una marca por los beneficios que esta genera (cuestión imprescindible para que la marca perdure), podemos valorarla en base al poder que integración que tenga respecto a su público objetivo o target y el público en general.

ESCALON 0. Marca sin identificar. Es cuando la marca no es suficientemente conocida y por un nombre o logotipo el público no la identifica.

ESCALON 1. Identificación de la marca con el sector. Es cuando el publico sabe a qué sector pertenece la marca pero no exactamente a qué producto o bien porque es una marca generalista (que abarca muchos productos) o porque todavía no es suficientemente conocida. Poner ejemplos en este caso es “peliagudo” porque dependerá de vuestra percepción de la marca y lo que conozcáis de ella pero me arriesgo a poner como ejemplo a Siemens (una gran marca y de envergadura internacional) que para muchos será un marca del sector tecnológico, para otros será una marca de neveras y para los de más allá una marca de robótica. Este ejemplo me sirve para poner énfasis en que el escalón en el que se está no sirve de regla con la que medir el éxito, sino para establecer cómo de cerca o lejos esta de llegar a ser identificada con el producto al que representa.

Siemens-logo

ESCALON 2. Identificación de la marca con un producto concreto, lo cual no quiere decir que dicha marcha solo desarrolle ese. Un ejemplo es Nokia: esta marca representa a un abanico amplio de productos y soluciones técnicas dentro del campo de las telecomunicaciones pero para la mayoría de nosotros, salvo que seamos profesionales de dicho campo, será solo una empresa de telefonía móvil. Otros ejemplos son Kodak (fotografía), Pascual (leche), Danone (yogures), Frigo (helados), Levi’s (vaqueros),etc.

LOGOS 2

ESCALON 3. Identificación de la marca con unas características concretas. De este modo, la identidad de la marca se hace más sólida y consigue posicionarse mejor entre su público objetivo. Si quieres un producto infantil eliges Nenuco, si quieres tu ropa muy suave usas Mimosín, si buscas un aire acondicionado silenciosos lo compras Fujitsu, si buscas un producto para tener un pelo sano compras pantene ProV, si quieres mueble barato vas a Ikea o si buscas un todoterreno vas a un concesionario de Land Rover… no quiere decir que estas marcas sean las únicas que tengan esas características pero obviamente han conseguido que su marca se vincule a una idea que sirve como gancho, gracias a que todas sus acciones de publicidad, o gran parte de ellas, van encaminadas a potenciar dicho mensaje.

Incluso puede darse que algunas marcas representen tan bien una idea o características, que se use como adjetivo: sonrisa profiden (Profiden, dientes blancos), tener michelines (Michelín, forma neumática), hacer un kitkat (Kit-kat, descanso), cuerpo danone (Danone, sano)…

LOGOS 3

ESCALON 4. Creación de un vínculo emotivo entre la marca y su público. Dicho vínculo hace que la gente se sienta identificada con lo que la marca representa y sirve como motivo para elegir esa marca y no otra entre todas las que haya en el mercado. Quien elige Chanel, Harley Davisson, Apple o un Rolex no lo hacen solo porque quieran un perfume, una moto, un ordenador o un reloj… lo que quieren es adquirir lo que las marcan representan y que es algo con lo que se sienten identificado o quieren ser identificados: elegancia, libertad, calidad tecnológica, exclusividad…

LOGOS 4

ESCALON 5. Sustitución del producto por la marca. Es cuando la marca adquiere tanta relevancia dentro del mercado que el público confunde marca y término genérico, llegando incluso, en una etapa posterior, a sustituir uno por otro. Estas marcas son las que yo llamo “las primeras de la clase” y están tan incorporadas a la vida cotidiana que incluso hay quien no sabe que el término que usa, en realidad, es una marca y no un nombre común.  ¿Quién no ha pedido unos kleenex cuando quería un pañuelo de papel o comprado un chupachups cuando lo que le apetecía era un caramelo con palo?

LOGOS 5

En este grupo están  coca cola (bebida de cola con gas), albal (papel de aluminio), kleenex (pañuelos de papel), walkman (radio portátil), chupachups (caramelo con palo), plastidecor (pinturas de cera dura), licra (de Lycra, fibra de elastano), thermo (recipiente isotermo), rimmel (mascara de pestañas), pladur (yeso laminado), martini (vermú), juanolas (caramelos de regaliz), plastelina (masa moldeable), nescafe (café soluble), donut (berlina), celo (de Sello Tape, cinta adhesiva), casera (de La Casera, gaseosa), rotring (rotulador de punta fina), aspirina (acetilsalicilico), maicena (harina de maíz), bamba (de Wamba, zapatillas de lona), tupper (de Tupperware, recipientes reusables), uralita (paneles aislantes de fibrocemento), minipimer (batidora), nailon (de Nylon, poliamida), tirita (banda sanitaria adhesiva)… y unas cuantas más.

Ojo, que aquí escribo los nombres en minúscula porque aludo a su uso genérico pero no nos olvidemos que si hablásemos de la marca sería un nombre propio y la inicial iría en mayúscula ¡Qué no quiero que nadie me tire de la oreja!

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro