La sonrisa alimenta el alma. Historias para aprender.

Lo confieso! Me he convertido a la temprana edad de 38 años en abuela cebolleta…. Por qué? Porque ya he empezado a contar historias de cuando era joven… así, sin más, de un día para otro… Mismamente el otro día, iba en el coche con una amiga y se acercó a nuestro coche un señor que pedía dinero en un semáforo. Ella mantuvo la vista al frente, haciendo que no le veía, pero yo le sonreí ¡y me regaño! “No le sonrías que entonces se queda ahí insistiendo”. Y ahí es dónde saqué mi vena “cebolleta”. “Te voy a contar una historia….”

Cuando tenía 19 o 20 años trabajaba de azafata de imagen y durante la Feria del automóvil, el cliente para el que trabajábamos nos ofreció a mí y mi compañera trabajar cuatro días repartiendo en la calle la publicidad de un taller que iba a abrir en  Moncloa – ¿¿Perdona?? ¿¿repartir publicidad en la calle?? Pero todos los reparos se nos acabaron cuando nos dijo lo que nos iba a pagar. La cuestión es que el día acordado, allí nos plantamos las dos con nuestros monos-chic a repartir la publicidad en la calle Cea Bermúdez de Madrid – para más señas, en el semáforo que hay justo enfrente de la Fundación Jimenez Díaz.

La cuestión es que a nuestro lado había un chico vendiendo pañuelos de papel. No debía tener más de 40 años pero le recuerdo muy envejecido, no sé si por el deterioro de vivir en la calle o la perspectiva que daba tener 20 años menos que él. El hombre nos contó (ocho horas al día en el mismo punto, dan para hablar mucho) que lo peor de estar en la calle es que la gente te ignora “te haces invisible para la sociedad”. Se me grabo su frase sobre todo porque me chocó una expresión tan “culta” para una persona con aspecto de no serlo tanto… está claro que, al menos entonces, la “inculta” era yo y no me daba cuenta que la cultura y la clase social no van de la mano. Al principio me pareció una exageración pero según pasaron las horas me di cuenta de cuánta razón tenía!!! A pesar de tener 20 años, ser mujer, vestir “guay” y intentar tan solo dar un folleto, la gente me ignoraba, hacía como que no me veía, ni me miraba, ¡incluso había quien al acercarme subía la ventanilla!… ¿me estarían confundiendo con una prostituta? ¡Fue humillante! Me alegro que el trabajo durase solo unos pocos días porque de haber sido más, me hubiese tenido que gastar el dinero del trabajo en el psicólogo.

¿Qué aprendí de la experiencia? Qué al margen de que quien se acerca al coche sea un farsante o realmente un desdichado, no cuesta nada mirarle y decirle que no con la cara ¡incluso devolviendo una leve sonrisa! No podéis imaginaros lo mucho que puede significar para la otra persona.

Por ello, yo procuro siempre mirar a la cara de quien se dirige a mí. Obviamente soy una tía prudente y no voy abriendo ventanillas a gente cuyo aspecto me hace desconfiar ni les subo al asiento del copiloto… pero sí que les miro para decirles que no (o que sí) y sonreír. Y esto lo extrapolo a cualquier otra situación distinta de la de la ventanilla del coche: miro a los ojos y sonrío a quien me cobra el combustible en la gasolinera o el pan en el supermercado, a quien entrega publicidad a la entrada del centro comercial o al guardia de seguridad del ZARA de turno… Os animo a hacer lo mismo y que os fijéis que la otra persona suele devolvernos la sonrisa ¡Sonreír es una moneda de cambio muy agradecida porque vale mucho aunque no cuesta nada!

sonrisa

Es muy triste que siempre vayamos corriendo como locos, sin tiempo para fijarnos en las otras personas con quienes nos cruzamos, sin saludar cuando llegamos a un sitio (o despedirnos cuando nos vamos) e ir por la vida como las vacas en el pasto, mirando al suelo para evitar cualquier contacto visual. Fijaros si nos es extraño el habito de mirar a los ojos que ¡nos da vergüenza! Por ello os animo a que empecéis a hacerlo ¡ya! Eso y que probéis a dirigiros a la gente que os atiende en los comercios por su nombre (casi siempre llevan un chapa identificativa) y valoréis su reacción ¡La respuesta no puede ser más positiva!

Mirar a la gente a los ojos hace que se sientan reconocidos como un igual, la sonrisa crea empatía y facilita las relaciones y  usar el nombre propio para dirigirnos a otra persona, demuestra interés.

Una mirada y una sonrisa pueden ser una gran diferencia… siempre que estas sean francas y transparentes. Por un lado nos hace sentir mejor: si sonreímos, cada vez estamos más predispuestos a sonreír, mejorando nuestro estado de ánimo. Por otro lado, nos reporta beneficios: las cosas se logran mejor cuando se piden con educación y cortesía. Y para terminar, hacemos el mundo un sitio un poco mejor… al fin y al cabo, no podemos pretender cambiar al mundo si no somos capaces de mejorar nuestro espacio más inmediato!!!

Me acuerdo de un amigo de mis padres – ahí va otra historia de “cebolleta” – que cuando era pequeña y se acercaba a saludarme, debía recibirle con un mohín y él me decía “Anda, sonríeme que hace frío”…  me parecía tonto él y tonta la frase ¡También ahí estaba equivocada! Ahora me parece una frase memorable.

INFOGRAFIA

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

 

Anuncios

Mejorar nuestra identidad virtual. Reputación 2.0. (2)

En inglés existen dos palabras para definir lo que es español sería la publicidad. Para la publicidad que se paga, usan el término “advertisement” (publicidad en prensa, por ejemplo) y para la publicidad por la que no pagas, si no que es causa directa de nuestra imagen y nuestros actos, usan “publicity”. En Español solo existe un término que engloba ambas acepciones y quizá precisamente por ello, las empresas, tan preocupadas en su publicidad pagada, tienden a olvidar la que es gratis.

Digo yo, que lo mismo es que en un mundo tan materialista, precio y valor se confunden con lo que si algo no cuesta ni un euro ¡es porque no vale la pena! Pero en el caso de la publicidad, esto no es así! La publicidad indirecta es muchísimo más potente que la pagada, aunque pueda tener menor radio de acción. ¡Anda que no hay empresas que tienen verdaderos problemas por una mala publicidad!: por usar mano de obra recriminable, por discriminación en su política laboral, por un mal servicio prestado que se vuelve viral… de hecho, precisamente es esta publicidad, aunque no solo, en la que se empeñan los comunity manager.

Y es que, a día de hoy, Internet se ha convertido en uno de los principales focos de clientes de cualquier empresa o autónomo. Por ello es tan importante, no solo estar en Internet, sino hacerlo de una forma que nos beneficie. Es lo que llamamos la reputación on line, es decir, lo que los demás perciben de nosotros y transmiten directa o indirectamente a terceros. El tema de la reputación on line ya la traté en mi post “No me engañes, que te veo” donde explicaba brevemente qué era la reputación on line y os daba algunos consejos para cuidar vuestra identidad virtual. Si no lo leísteis entonces, os animo a hacerlo ahora pinchando aquí.

blog.educalab.es

Si bien es cierto que “el hábito no hace al monje”, también lo es que “además de ser bueno, hay que parecerlo” ¡y más en entorno como Internet donde la interactuación personal es limitada! Cuando buscamos un servicio en Internet nos dejamos seducir más por la imagen que tiene (en su faceta más estética) y lo que los demás comentan que, muchas veces, por el contenido que el interesado ofrece. Internet es el espacio de la inmediatez y todo lo que transmitamos a nuestros clientes en los primeros 30-60 segundos tiene mucho más peso del que podremos controlar a posteriori. No obstante, es necesario generar información sobre nosotros y nuestros servicios para crearnos una identidad virtual beneficiosa.

A la hora de promocionarnos en la red hay que cubrir al menos dos etapas. La primera de ellas es crear focos de información, donde puede acudir quien esté interesado en conocernos, y la segunda, es la promoción de dichos focos.

Focos de información

Crear una web profesional o un blog donde nuestros contactos puedan conocer de primera mano la información que queremos transmitir es algo fundamente para poner en marcha nuestra actividad. Muchas empresas sustituyen dicha web o blog por una página profesional en FB. Todo es válido si estudiamos los pos y contra de cada opción y elegimos coherentemente.

  • Web profesional – Da más trabajo su creación y ofrece la posibilidad de crear un diseño más complejo (en cuanto a la estructura del sitio), con pestañas, álbumes sitio de descargas, etc. Aunque debemos estar trabajando en ella continuamente -estudiando las visitas, buscando mejoras, etc- el trabajo más duro es el que se hay que hacer antes de publicarla.
  • Blog – Su creación es mucho más sencilla pero su mantenimiento es más costoso en tiempo. El blog debe ser un site que se actualice continuamente y de forma regular. Podemos publicar cada día, cada semana o cada mes…. ¡pero siempre de forma regular! Si acostumbramos a nuestra audiencia a una periodicidad, hemos de mantenerla porque es un reflejo de nuestro compromiso profesional. Además, del mismo modo que haríamos si cerramos una tienda por vacaciones, si vamos a cesar por un tiempo nuestra actividad en el blog, hemos dejar constancia de ello informando de cuando está prevista nuestra vuelta – periodo que limitaría a menos de 4 semanas-.
  • Perfil en redes sociales generalistas, como Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Tuenti, etc. Es importante crear perfiles diferenciados para el uso personal y el profesional. Hemos de ser muy escrupulosos a ese respecto no solo para preservar nuestra vida privada si no para no perjudicar a nuestra vida profesional con aquellos asuntos destinados a nuestro círculo más cercano: un cliente no tiene porque entender nuestros “chascarrillo” ni estar de acuerdo con nuestras opiniones sobre temas espinosos. Os vuelvo a recomendar leer mi post “No me engañes, que te veo” a este respecto.

          fb      LOGO TWITTER PINTEREST TUENTI

Hay muchos casos que la web profesional se sustituye con un perfil profesional en una red social como Facebook. Esta posibilidad limita mucho más la posibilidad de incorporar información escrita pero integra algunas de las características del blog (periodicidad, publicidad, actualización de información visual… etc), además de facilitar el contacto con nuestros clientes.

A mí me gusta más que el perfil de la red social complemente una web profesional o blog, pero obviamente, como a mayor cantidad de herramientas utilizadas, mayor será la cantidad de tiempo que habremos de invertir, deberemos valorar nuestras posibilidades y recursos para no caer en eso de que “quien mucho abarca, poco aprieta”.

  • Perfil en redes sociales profesionales, como LinkedIn o Xing. Deben estar continuamente actualizadas y hemos de mantener un actividad regular en ellas para que no de la impresión de ser una red que no tenemos en uso. Las redes sociales profesionales no son un mero “corcho” dónde colgar información y agregar contactos ¡es una red dónde se debe interactuar!: compartiendo información de otras personas, comentando posts, aportando información sobre temas de interés o nosotros mismos, participando en foros, seguiendo grupos, etc… es casi más importante nuestra interactuación con el resto de usuarios que los datos curriculares. En este caso, es un complemente ideal a nuestra web profesional porque incluye información amplia no solo de nuestro curriculum y trayectoria, sino sobre nuestra actividad.

             LOGO LINKEDIN       LOGO XING

  • Tarjetas virtuales, que como vimos en mi último post La tarjeta de visita, son un resumen visual de nuestra identidad profesional. Por sí solas, no son demasiado efectivas aunque son una herramienta perfecta para completar nuestra tarjeta tradicional (por ejemplo, incluyendo en ella un código BIDI que dirija a nuestra tarjeta virtual) y, por supuesto, a nuestra web principal, blog o perfil social.

Las tarjetas virtuales no suelen tener aplicación de empresa sino personal y, como en el caso de los foros sociales, también existen posibilidades de contactar con otros profesionales que nos interesen. Algunas de las más importante son about.me, Social Card, Identyme o Dooid.

De todas estas (y otras) fuentes de información, es fundamente que identifiquemos cuál de todas ellas es la más importante. Generalmente, este site principal será dónde ofrezcamos de forma más detallada y directa nuestros servicios. ¿Por qué es importante esta identificación? Porque debemos orientar nuestra promoción a conseguir el máximo posible de visitas en dicha web; el objetivo, obviamente, es que nos contraten.

Cada uno de nuestros sites conformarán las distintas faces de nuestra identidad virtual y por ello, todos han de estar interrelacionados: en nuestro blog vendrá nuestra dirección web (y viceversa) y nuestro contacto en las redes sociales; en las redes sociales promocionaremos nuestra web, nuestro blog y nuestro perfil en otras redes, etc. De este modo, generaremos un flujo de visitas constante entre los distintos focos de información, haciendo hincapié en aquel que más nos interesa que sea visitado.

Promocionar nuestra información

Todo este trabajo de crear focos de información no tiene ningún sentido si luego no vamos a obtener visibilidad o, lo que es lo mismo, si cuando googlean nuestro nombre o el de nuestra empresa no aparecemos en el primer pantallazo del buscador. Poca gente pasa a la página dos del buscador para recabar información. Por ello, es muy importante todo lo que tiene que ver con el posicionamiento y optimización de nuestros sites – cosa que trataremos otro día por ser un tema demasiado extenso para tratar ahora-.

click

En segundo lugar, para promocionarnos es super-importante generar una lista de contactos efectivos en nuestra redes sociales. Y por contacto efectivo me refiero no a vuestro padre, primo y amigo de la universidad… si no a gente interesada en vuestros servicios (clientes potenciales) o que tienen a su vez contactos que pueden serlo (y que sabrán de nosotros si conseguimos que los primeros compartan nuestra información). También son contactos efectivos las personas que sin ser clientes, pertenecen a nuestro sector y son potencialmente un foco de publicidad para nosotros.

Está claro que para que nuestra lista de contactos sea buena, hemos mantener nuestro perfil actualizado y compartir información que sea de interés para ellos. A este respecto es importante no pasarse de egocéntricos y no estar todo el día hablando de nosotros (lo que hacemos, lo que vamos a hacer, lo que hemos vendidos, lo que nos gusta, lo que pensamos, etc) si no también hablar de servicios o personas que aporten un valor añadido a lo que nosotros ofrecemos, compartir información que otros cuelgan que creemos de interés para nuestros contactos, etc… en Internet lo importante es hacer que la información fluya de forma constante.

Otra de las formas más potentes y con mayor más repercusión para promocionarnos en la red es la participación en foros especializados. No se trata de darnos simple “autobombo” en uno (o más) foros si no de ayudar a quienes lo necesiten gratuitamente, aportando nuestros conocimiento y experiencia a quien lo solicite. Y digo gratuitamente que no desinteresadamente porque, desinteresado no puede ser nada que tenga que ver con un negocio: nuestro objetivo siempre es generar beneficio (si no, seríamos una ONG).

foule contente

A este respecto es importante saber vendernos de forma elegante. Hay que mostrarse predispuesto a ayudar a los demás, ser resolutivos y orientadores, pero dando “una de cal y otra de arena” y colar de vez en cuenta el nombre de nuestra empresa,  nuestro blog o nuestro perfil en una red social. Nuestro objetivo es crearnos una buena reputación por lo que es importante dirigir a los otros participantes y lectores del foro hacia nuestra web… pero de forma que no sea ni ofensiva (que no moleste al administrador el foro para quien el site será seguramente su propia herramienta de promoción) ni invasiva (siendo “pesados” hablando de nosotros cada “tres por tres”). Hay que ser comedidos y discretos pero c-o-n-s-t-a-n-t-e-s. La verdad es que el comportamiento de muchos internautas a la hora de participar en foros es una “asignatura pendiente”… así que me lo apunto en la agenda y otro día hablamos de ello!

En esa misma línea está el elaborar y compartir documentos formativos o informativos en la red de forma gratuita. Pueden ser “aperitivos” para otros documentos que sí venderemos o simplemente una herramientas para nuestro reconocimiento profesional. Todo el trabajo que compartamos en Internet debe estar encaminado hacia nuestro beneficio: ya sea económico o de promoción profesional y debe publicitarse correspondientemente en nuestra web, blog o perfil social. Por supuesto también está el colaborar con publicaciones, escribiendo artículos o colaborando con ellos, que no es sino otra forma de compartir información.

Portada El arte de regalar4  Pusteblume

(Pinchar en imagenes para descargar gratuitamente los documentos)

Hemos de asumir que una vez generada una buena reputación virtual ¡en ningún caso podremos cruzarnos de brazos!! Estas dos etapas son el comienzo de todo el trabajo posterior que habrá que hacer para mantener actualizada nuestra identidad virtual y controlar nuestras reputación 2.0. Como podéis intuir, el trabajo no es poco ni fácil pero siempre da resultado a medio plazo! En el reino de la inmediatez, los éxitos no se recogen tan rápido como nos gustaría. C’est la vie!!!

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

 

Recetas fáciles para quedar como una reina o rey

Ya he comentado en alguna que otra ocasión que me gusta cocinar y tengo la suerte de contar con un marido y unos amigos que me dejan experimentar con ellos  como si de cobaya se tratasen ¡Y  así da gusto! Al fin y al cabo, cocinar es cuestión de práctica….

La verdad es que me gusta más organizar una comida o cena en casa que a un tonto un lápiz… pero eso sí, igual que me gusta hacer de “cocinera” antes de que lleguen los invitados, también me gusta hacer de “señora de la casa” cuando cruzan la puerta!! Para mi es importante que la comida no requiera de mi presencia durante el aperitivo porque creo que tan importante como dar de comer “bien” es atender a los invitados como ellos se merecen… y no dejarles solos en el salón la mitad del tiempo!!

A veces sueño con esas cocinas americanas, con una isleta para más señas, que están comunicadas con el salón… de este modo podría estar cocinando y atendiendo a los invitados. Pero no es el caso. La verdad es que es curioso que algo que el EEUU es un valor añadido (salón y cocina comunicados en un único espacio abierto) en España es un contra.

Pero bueno, a lo que íbamos… que como creo que la cocina es una cosa que se me da bien y como no pocas veces me han pedido recetas, me he animado a compartir con vosotros seis recetas muy fáciles que seguro os harán quedar muy bien sin demasiado esfuerzo.

recetas para quedar como una reina

He elaborado un pequeño menú que bien podría servir como cena tipo coctel, con varios platos de degustación. Son seis platos que se pueden preparar de forma anticipada pues, como he comentado, lo importante no es solo hacer una cena rica, sino poder disfrutar de nuestros invitados cuando llegan. Los menús con “cosas de picar” pueden dan algo más de trabajo que un menú tradicional pero también es mayor el porcentaje de éxito por la variedad de platos.

menu

 

QUESO FRITO CON MERMELADA DE PIMIENTOS ROJOS

brie frito brie frito_ingredientes

Mermelada de pimientos rojos:

Se pone a cocer a fuego medio durante media hora pimiento rojo con agua. El agua debe ser la justa para cubrir y si vemos que se nos seca, añadimos más.

Cuando los pimientos estén blandos, se añade el azúcar que con el calor se disolverá en un momento; es mejor no echar el azúcar antes pues aumentamos las posibilidades de que la mezcla se agarre al fondo de la cazuela. Cuidado que no se pegue porque daría un sabor amargo a nuestra mermelada.

Luego se trituran los pimientos y se cuela con ayuda de una cuchara o almirez para eliminar la piel. La textura, debe quedar un poco más espesa que un “potito”, por eso es importante que no nos pasemos con el agua.

Se conserva en la nevera varios días.

Queso frito:

Se parten porciones de queso (si no viene ya en porciones), se reboza en huevo y pan rallado (y se repite la operación en caso de queso sin corteza, como el queso de cabra) y se fríe en aceite de girasol caliente.

Los quesos que tienen corteza (tipo brie o camember en pociones o barra) son menos arriesgados a la hora de freir pues es más difícil que se rompa la costra que forma del huevo y el pan rallado y se salga el queso durante la fritura. Mi favorito para esta receta es le brie en barra.

Se conserva en la nevera.

HOJALDRE DE SALMÓN Y HUEVO HILADO

hojaldre salmónhojaldre salmón_ingredientes

Esta receta es tan fácil como colocar una lamina de hojaldre, extender encima una capa ligera queso filadelphia (ojo! Hacerlo cuando el hojaldre este recién sacado de la nevera pues enseguida pierde consistencia y podemos romperlo), el pescado ahumado y, encima, una capa generosa de huevo hilado. Se cubre con otra lámina de hojaldre y se cierra como un tenedor (como se cierran las empanadillas) o haciendo un pliegue a la masa (como se cierran las empanadas).

Se mete al horno, que previamente hemos precalentado a 180ºC, sobre papel de cocina y se deja unos 15-20 minutos. Cuando empieza a tomar color la masa (a mitad de horneado), se pinta con huevo crudo batido para que le hojaldre brille; si el huevo se unta al principio corremos el riesgo de que se queme . Lo único que hay que conseguir es que la masa se cocine (pues lo de dentro ya está cocinado) y quede crujiente.

Ojo  no pasarnos con el tiempo de horneado pues nos arriesgamos a que la masa se queme y/o que el salmón se seque (cosa que ocurre cuando pasa de color naranja vivo por otro más apagado) y pierda jugosidad, que es un punto muy importante en el caso de esta empanada.

Se conserva un día a temperatura ambiente aunque si hace calor, yo aconsejo dejarlo en la nevera.

PIRULETAS DE HOJALDRE

piruleta saladapiruleta salada_ingredientes

Se rehoga cebolla en trocito muy pequeños y se añade el bacón. Cuando está cocinado, se añade la nata, la sal, la pimienta blanca y la nuez moscada. Se apaga el fuego y se añade la mozarella y se mueve hasta que quede fundida e incorporada a lo anterior. Debe quedar una crema espesa.

Se extiende la lamina de hojaldre y  se coloca encima el relleno. Luego se enrolla.

Lo ideal es volver a meterlo en la nevera un rato para que la masa, que con el calor ambiente se ha ablandado, se endurezcan de nuevo lo que facilitará su manipulado.

Despues, se cortan las rodajas poniendo un palillo, haciendo de cierre.  Si la masa está muy blanda, las piruletas se achatarán.

Se colocar papel de cocinar en la bandeja del horno y se pinta ligeramente  con aceite para que los rollos no se peguen. Se colocan encima los hojaldres tumbados y se pintan también con aceite por encima.

Se mete la bandeja con los rollitos de hojaldre en el horno, precalentado a 180 ºC, durante unos 15 minutos o hasta que el hojaldre se vea tostado ligeramente. Nunca meter el hojaldre cuando el horno esta sin calentar pues la masa no sube igual.  Es importante dejar suficiente espacio entre ellos pues el hojaldre aumenta de tamaño. Cuando estén tostados por un lado, voltearlos para que se tuesten por el otro lado.

Enfriar fuera del horno a temperatura ambiente.

SALMOREJO CON BERENJENAS Y PARMESANO

salmorejoberenjenas delokos.orgsalmorejoberenjenas_ingredientes

(imagen sacada de delokos.org)

Salmorejo:

Se ponen el ajo y el tomate y se tritura. Se añade el vinagre, la sal y el pan y se vuelve a triturar. A más pan, más espeso queda. Con un robot de cocina, la crema queda más ligera pero si no lo tenéis, se hace con una batidora de toda la vida, trabaja más tiempo para que quede uniforme y sin grumos. El aceite se puede añadir al final (y batir unos segundos) o cuando el vinagre. En el primer caso, el salmorejo quedará rojo; en el segundo caso, el aceite emulsiona y el salmorejo quedará anaranjado. A mi me gusta más la opción naranja.

Berenjenas a la andaluza:

Se cortan las berenjenas en láminas finas (también se pueden cortar tipo patata paja), se salan ligeramente y se meten en el micro durante un minuto. Se que no parece muy ortodoxo pero es una forma de que suelten el amargor y se ablanden ¡que no hay nada peor que comer una berenjena cruda!. Luego se lavan ligeramente y secan.

Se mete en una bolsa de plástico un poco de harina, se meten las laminas de berenjena secas, se cierra la bolsa y se sacude como si fuese una maraca. De esta forma, cada berenjena se impregna de la cantidad justa de harina. Se sacan los filetes de berenjena y se tira la harina sobrante.

Se bate un huevo y se le añade un pizca de sal y una cucharada generosa de miel que, si es muy espesa, ablandaremos en el micro durante unos segundos. Se pasan las berenjenas en el huevo aliñado y, seguidamente, en el pan rallado.

Se fríe en abundante aceite (sin que las berenjenas toquen el fondo ni entre ellas) y se colocan sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Dejar enfriar ¡sin cubrir por film! para que sigan crujientes cuando las metamos en el salmorejo.

Montaje:

Se coloca el salmorejo en un bol pequeño, se espolvorea con lastas que queso tipo parmesano, aunque la opción tradicional del jamón también vale. Se pone dentro un par de láminas de berenjena (como se ponen los barquillos en los batidos) en el momento antes de servir (si no, se quedarán muy blandas y corremos el riesgo de que se vayan al fondo del bol).

 

CRUJIENTE DE MORCILLA Y COMPOTA DE MANZANA

rollo morcillas ilovetapas.comrollo morcillas_ingredientes

(Imagen sacada de www.ilovetapas.com)

Compota de manzana:

Se corta la manzana en trocitos pequeños y se rehoga con una gota de aceite hasta que ablande y se le añada un poco de miel y agua (lo justo para que no se queme). También sirve hacer las manzanas al horno con azúcar. En ambos casos, luego triturar la pulpa con un tenedor (para que quede con tropiezos)

Rollo de morcilla:

Se saca la morcilla de la tripa y se calienta en una sartén para que sea más manejable. No hace falta echar aceite ni que el fuego este alto… basta con dejar que la grasa de la morcilla se funda y haga su trabajo en la sartén. Se añade la compota en un proporción de 1 cantidad de morcilla 1/3 de compota y se mezcla y reserva en un bol para que enfríe

Se extiende la masa filo y se cortan rectángulos generosos. Es importante conservar en la nevera las lamitas de filo con las que no estemos trabajando pues se secan en seguida con el contacto del aire y luego se rompen al trabajar con ellas.

Se pone en un lado del rectángulo una cucharada de morcilla con manzana fría o templada (¡nunca caliente!) y se cierra como si fuese un rollito de primavera,  una samosa o un barquillo. En internet podréis ver muchos tutoriales.

Se fríen los rollos en aceite muy caliente y se colocan sobre papel absorvente.

Se presentan los rollos con un poco de miel por encima y/o se espolvorea un poco canela opcionalmente. Se sirve compota de manzana por separado.

 

ALCACHOFAS RELLENAS DE FOI

alcachofas rellenas es.paperblog.comtalcachofas rellenas_ingredientes

(imagen sacada de es.paperblog.com)

Se pueden usar alcachofas frescas o congeladas pero nunca en conserva. Si son frescas, hay que limpiarlas bien para  lo cual se corta la mitad superior y se eliminan las hojas más duras para quedarnos solo con el corazón. Los rabos de la alcachofas no los  vamos a usar pero ¡no los tiréis! Que los podéis cocer y comer por otro lado.

Se hace un sofrito con ajo, cebolla y se rehogan un par de minutos los corazones de la alcachofas. Se cubre de agua y un chorro generoso de vino, se añade sal y se pone a cocer. El tiempo de cocción son unos 20 minutos es una olla normal o unos 6 en una olla rápida. Lo importante es que queden tiernas pero no se deshagan.

Una vez cocidas se sacan y cuando estén frías, con una cucharilla se saca el centro de la alcachofa que tienen unos “pelillos” muy desagradables de comer. Algunas congeladas no los traen.

A continuación se rellenan. Si lo hacemos con foi, hay que marcar el taco de foi a la plancha y luego cortar en trozos más pequeños que será los que coloquemos dentro de la verdura.  Si usamos paté, bastará con que cortemos trozos del boque que previamente estará en la nevera (o incluso en el congelador) para facilitar el corte. Se reservan.

La salsa donde hemos cocido las alcachofas, se le retira el laurel y se tritura. Si hay demasiado agua, se pone a reducir antes. Dicha salsa se pone de base en un recipiente que pueda meterse al horno (a mí me gustan los típicos de barro para asado), sobre ella se ponen las alcachofas y se meten al horno a gratinar a 180ºC-200ºC durante 5-10 minutos para el que paté haga una pequeña corteza. También se puede usar un soplete de cocina.

Se sirven calientes o tibias porque lo que si lo hemos hecho antes, dejaremos el tiempo de gratinado para el último momento o, simplemente, se calientan en el mismo horno (a unos 150ºC o el microondas).

Se pueden servir  con una línea de crema de vinagre de modena y de Pedro Ximenez aunque mi opción preferida es poner encima un poco de cebolla confitada.

 

¿Qué os parece la propuesta? ¡Ya me contaréis!

Hasta la próxima semana que os traeré un artículo muy interesante sobre promoción on line ¡Imprescindible para quien quiera triunfar en el mercado laboral!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro

 

La tarjeta de visita ¿en papel o electrónica?

El otro día encontré mi viejo tarjetero, uno que debe tener unos diez o quince años ¡Madre mia! Cuantas tarjetas perdidas en el fondo de una cajón. Las estuve revisando y me dió mucha alegría al encontrar algún que otro nombre que en el pasado fueron contactos habituales. Las horas que he podido pasar reunida o hablando con ellas!!!

La verdad es que mi tarjetero actual está bastante más vacio. No es que tenga menos contactos si no que ya no recaudo tantas tarjetas. La verdad es que desde hace unos seis años aproximadamente mi Outlook y la agenda de mi móvil son mi nuevos tarjeteros.

Lo cierto es que a día de hoy, casi todos manejamos mejor nuestros contactos desde nuestras agendas electrónicas, ya sean las de nuestro PC o móvil. Parece que el papel se está quedando obsoleto… aunque aún queda mucho para ello!! Puede que ser que las demos menos uso que antes, o al menos un uso distinto, pero yo recomiendo a todos mis clientes, reales y potenciales, que tengan una tarjeta corporativa. Sin tarjeta corporativa, ante cualquier encuentro, no eres nadie: una cara y un nombre que en cinco minutos seguramente todos hayan olvidado y ¡no se pueden desaprovechar las oportunidades que nos llegan!

Tarjetas de visitas física y virtuales

Una tarjeta corporativa no es elemento costoso en sí pero, en cualquier caso, es un dinero que tendréis que invertir si queréis hacer que vuestro negocio funcione. Una buena tarjeta será vuestra mejor huella personal y hablará en vuestro nombre cuando ya no estéis delante.

Hay muchas empresas que se dedican a imprimir tarjetas y pueden ser  una buena opción si ya tenéis una imagen corporativa y un diseño previo que queréis conservar. Si no, yo os diría que “zapatero, a tus zapatos”: delegad en algún profesional porque la tarjeta profesional no es una cuestión en la que merezca la pena escatimar.

Tarjeta INOX general

Y aquí es donde me voy a tomar la libertar de autopublicitarme, cosa que sabéis que no hago casi nunca. Pero por supuesto, si queréis tener una tarjeta profesional www.pymecom.net os ayudará con ellos desde solo 50€ -o menos, si se trata de un emprendedor-. Y yo misma me comprometo a ocuparme de vuestra cuenta (que es como en agencia se llama a los clientes) si en el asunto del mail ponéis “Esther Morillas” o “Comunicación para dummies”. Ah! El mail de contacto es pymecom@pymecom.net.

Con la llegada de la tecnología a nuestro “día a día” ya hasta las tarjetas personales en papel tiene su réplica en formato electrónico. Para mí, aún no están a la misma altura (y no sé si lo llegarán a estar), está claro que la tarjeta electrónica es un buen complemento a nuestra tarjeta tradicional y, en cualquier caso, una magnifica herramienta de promoción on line.

Tarjetas de visita físicas

Si me preguntaseis que cosas son fundamentales a la hora de tener una buena tarjeta os diría que lo que más importa son el papel y el diseño.

EL PAPEL

El tipo de papel que tiene una tarjeta profesional es un reflejo de la calidad que transmitimos como empresa. Por ello mi primer consejo es que, a la hora de imprimir vuestra tarjeta, elijáis un sitio donde el papel tenga calidad porque no es solo cuestión de imagen, sino también de durabilidad.

Muchas de esas “superofertas” que veis en Internet de 300 tarjetas a 50€ lo que hacen es ahorrar en calidad de papel (la impresión digital vale “dos duros”). Nadie vende duros a pesetas y, como en cualquier otro sector, creo que deberíais tener en cuenta lo que se llama “baja temeraria” que es que si alguien da a mitad de precio lo que todos los demás dan al doble (si estamos seguro que los demás no nos están engañando), en algo está escatimando aunque jure y perjure que no.

Respecto al grosor, una tarjeta de menos de 200 gr es demasiado fina y no solo da peor imagen sino que se deteriora con más facilidad. El grosor suele ser similar a una cartulina gordita pero no tanto como para acercarse al cartón, por hablar en términos comunes. Lo recomendable es que la cartulina sea suficientemente resistente para que aguante el manipulado continuo pero no tanto como para perder flexibilidad.

papeles lisos

Hay papeles satinados o naturales. Una tarjeta con un acabado satinado es menos duraderas porque al tratarse de un papel menos permeable hace que con la humedad de las manos (al manipularlas) la tinta tiende a correrse. A mi me gusta más el papel sin satinar pero obviamente será la imagen corporativa quien mande en el papel que más “le va” a nuestra tarjeta: los acabados satinados trasmiten lujo y refinamiento mientras que las de acabado natural, reflejan eso mismo, naturalidad.

tipos papel

Respecto al acabado, los papeles pueden ser lisos (con el tacto de una cartulina) o verjurados (que son esos que tienen como estrías); elegir uno u otro es más cuestión de diseño y estética aunque es cierto que el papel verjurado es más resistente.

papel-verjurado

También existen papeles rústicos, con acabado rugosos, como de papel sin trabajar que se usan para ocasiones muy concretas y siempre teniendo en cuenta que suelen ser papeles muy permeables (“chupan” mucho la tinta) y no se recomiendan para diseño muy complejos porque la tinta puede emborronarse.

Otra opción que ahora esta de moda, si la empresa lo justifica, es el papel Kraft (que es papel industrial sin blanquear), que queda muy bien con diseños minimalistas o dibujos tipos esbozo.

tarjeta kraft

Y no solo tenemos por qué trabajar sobre papel, hay otros soportes mucho más sorprendentes como puede ser el vinilo (u otros plásticos), el aluminio, en corcho, etc. Al fin y al cabo, si sorprendemos en nuestro primer encuentro, recordarán mucho mejor a nuestra empresa o a nosotros mismos.

Tarjeta metálica

tarjeta metal

Tarjeta de corcho

tarjeta perforada

Tarjeta de vinilo

tarjeta plastico

EL DISEÑO

Hablar de diseño siempre es complicado porque no se pueden dar pautas generales. Cada empresa es única y los imagen profesional también debe serlo. Así pues, no puedo dar muchos consejos generales respecto al logotipo, por ejemplo, pero si respecto a su aplicación en la tarjeta.

Lo primero que una tarjeta debe ser es el reflejo de su imagen corporativa, tanto respecto al logotipo (que debe estar incluido para fomentar una imagen de empresa sólida) como respecto a la disposición de los distintos elementos.

El logotipo debe tener un lugar destacado dentro de nuestra tarjeta y en ningún caso debe quedar camuflado por el resto de elementos. Quien reciba nuestra tarjeta debe ver a primer golpe de vista nuestra marca. Si la tarjeta está impresa a dos caras, normalmente una de las caras se deja en exclusiva para el logo y algún elemento aislado.

TARJETA2Print

Si está impresa en una única cara, suele estar en el centro o en el margen superior izquierdo (que es hacía donde se nos van los ojos siempre, pues culturalmente leemos siempre de arriba abajo y de izquierda a derecha).

tarjetas corporativa

El resto de elementos, deben disponerse de forma sencilla y equilibrada. Una tarjeta con exceso de diseño o muchos tipos distintos de letras “hacen daño a la vista”. Las tarjetas ganas enteros con la sencillez. No confundamos un diseño rompedor (con elementos distintos o colores vibrantes) con un diseño “excesivo”. Una tarjeta nunca debe estar recargada.

Hemos de hacer que los textos sean claros e intentar que la información que contenga la tarjeta sea concreta y muy sencilla. Muchas tarjetas están llenas de texto con ofertas, lo que hacemos, lo que no hacemos y un mapa de dónde estamos. La tarjeta no está para eso y, si contamos con un buen asesoramiento, nos dirán como transmitir toda esa información extra de otras formas muchos más afectivas y que no “arruinen” nuestra tarjeta.

Del mismo modo que hemos de ser capaces de presentarnos y definirnos profesionalmente en 30-60 segundos, nuestra tarjeta no debe necesitar más de 10-15 segundos en ser leída y comprendida de forma clara e inequívoca. Si nuestra tarjeta ocasiona preguntas cuando la damos, no está bien diseñada.

Respecto a la legitibilidad es muy importante el tamaño de las letras. Pensando en un tipo Arial, lo normal es que vaya en un tamaño entre 7,5 y 9,5. Las letras demasiado grandes “saturan” el diseño de la tarjeta y las que son muy pequeñas, dificultan la lectura.

Generalmente las tarjetas tienen el tamaño extandar de 80mm x 50mm aunque no es la única opción. Las hay más pequeñas (p.ej. la mitad 80 mmx25mm) o en formatos dobles, tipo díptico, (80mmx100mm o 160mm x 50mm).

Tarjeta 80mm x 50mm

TARJETA 80X50

Tarjeta de 80mm x 25 mm

TARJETA 80X25

Tarjeta díptico

tarjeta-de-visita-en-diptico

Respecto al diseño, habría otras muchas cuestiones que se podrían valorar, siempre dependiendo de nuestra empresa, sector y la imagen que queramos transmitir, como son el corte de la tarjeta  (en ángulo o con las esquinas en redondo), los  hendidos o resaltados (que dan relieve), los perforados o troquelados, los barnices, las pinturas metalicas, etc… pero ¡ojo! muchas de estas opciones solo pueden hacerse en una imprenta, no en tiendas de offsett, y por lo tanto hablamos de cantidades de tarjetas mucho más elevadas que las podríamos pedir en una tienda de impresión laser.

Tarjeta con esquina redondeada y tinta plata

tarjet redonda

Tarjeta con barniz

tarjeta barniz

Tarjeta con hendido

tarjeta hendido

Tarjeta troquelada

tarjeta perforada2

 

Contar con buen asesoramiento profesional permite definir mejor las necesidades de cada caso. Obviamente, a mayor complejidad, la inversión será mayor pero, lo que está claro, es que una tarjeta corporativa adecuada a nuestra empresa y producida por un profesional, será una de las mejores inversiones que hagamos. Pero si por ahorrar unos pocos euros elegimos mal, convertiremos nuestra “gran inversión” en un “gasto tonto”.

Para un empresario, saber diferencia entre gasto e inversión es fundamental.

Tarjeta de visitas virtuales

En estos últimos tiempos (y por tiempo, no me refiero a años… pues no lleva tanto), se han empezado a extender el uso de tarjetas virtuales que son pequeñas web personales que contienen la información condesada de nosotros mismos. Se trata de un perfil tipo LinkedIn pero mucho más resumido o visual. Es una herramienta de promoción on line que, de momento,o es complementaría a otras herramientas más potentes e implantadas como puede ser LinkedInn, por mencionar una red social de uso profesional, o nuestra propia web.

Una de las más extendidas y que más me gustan es About me (https://about.me/). Os aconsejo que os creeis un perfil e investiguéis porque es realmente interesante y es mucho más orientador verlo directamente (son webs muy sencillas de gestionar) que si yo me pongo a explicarlo aquí.

ABOUTME1

ABOUTME2

ABOUTME3

Generalmente tienen un uso más personal que de empresa… es decir que habla de una persona en concreto (de un profesional) que de la empresa como entidad global.

Otras webs similares a “About me” donde hacernos nuestra tarjeta virtual son Social Card, Identyme o Dooid. Tengo pendiente hablaros un día sobre las herramientas de promoción y reputación on line… me lo apunto en la agenda y en breve “nos tiramos al ruedo”.

Los códigos BIDI

Una forma de aplicar un elemento virtual a las tarjeta de papel es la utilización de un código BIDI o código QR (quick response code). No son exactamente lo mismo pero como su diferencia no aplica al diseño, nos limitamos a decir que ambos son un código en forma de dibujo, que incluye información: ya sea nuestra dirección web o nuestro propio contacto para facilitar que nuestros datos se guarden en la agenda de un móvil, por ejemplo.

tarjeta BIDI

tarjeta BIDI2

Lo tradicional y lo electrónico pueden convivir en paz y con total éxito!!!

…  Si os surge cualquier consulta a este respecto, no dudéis en comentarlo conmigo!

¡Hasta pronto!

Esther Morillas

Colaboradora de pymecom

Os recuerdo que podéis seguirme en www.facebook.com/Esther.Morillas.5 y en twitter @emorillaslazaro